CALENTAMIENTO Y BOLAS DE PRUEBA


Muchos de los problemas que tenemos cuando comenzamos a jugar las series de los torneos o las ligas provienen de un mal calentamiento y de un mal uso de las bolas de prueba.

La mayoría de los jugadores usan las bolas de prueba como método para calentar la musculatura, y esto es un grave error, pues, así, se pierde un tiempo muy valioso (y escaso) en algo que se puede hacer antes de empezar. En algunos torneos se da poco tiempo de bolas de prueba ( en casos extremos incluso un par de tiros), lo que genera en algunos jugadores muchas dudas, y cierto grado de estrés.

Con este artículo y algunos consejos vamos a intentar ayudar a optimizar estas bolas de prueba.

Calentamiento muscular

Antes de nada, tanto en una liga, como en un torneo o en los entrenamientos, se debe realizar un calentamiento muscular adecuado. Dado que el swing del bowling moviliza a los grupos musculares de todo el cuerpo, es absolutamente imprescindible hacer unos buenos estiramientos. ¿Dónde? Lo mínimo es calentar piernas (gemelos y cuádriceps), espalda (lumbares y homoplatos), hacer flexiones de tronco, girar bien los hombros, estirar y girar con suavidad la cadera, las muñecas y las rodillas y, con mucha precaución, la zona del cuello y la nuca.

Hay que pensar que vamos a acelerar nuestro cuerpo desde quietos para tirar una bola de 6 ó 7 kilos a 10, 15, 20 ó 30 km por hora quedando completamente quietos, por lo que todo el cuerpo debe estar perfectamente despierto y los músculos en forma. Jugar una serie sin estirar y calentar adecuadamente al menos 5 minutos es un suicidio muscular y una forma muy absurda de provocar que juguemos mal o nos lesionemos. El bowling es de por sí lo suficientemente complicado como para añadirle obstáculos en nuestro físico y pagar 75 euros por una serie y desperdiciarla por no hacer unos pocos ejercicios es una tontería.

Estos ejercicios, además de prevenir lesiones, harán que tengamos nuestra musculatura en un estado muy similar al del juego, con lo que la velocidad y potencia de nuestros tiros de prueba serán mucho más reales y parecidas a como luego jugaremos, y esas pocas bolas que logremos tirar nos servirán para interpretar la pista de forma más real.

Una vez realizado este calentamiento muscular, siempre debemos preparar nuestro equipo de juego, bolas, zapatos, muñequeras, guantes, etc. etc.

Ajustar correctamente la bola, sobre todo el dedo pulgar, nos ayudará a tener mas seguridad en los lanzamientos de prueba. Si no lo hacemos antes, lo tendremos que hacer durante esos pocos minutos de praáctica, lo que, además de hacernos perder oportunidades de buscar líneas, nos creará un grado de estrés poco recomendable para empezar a jugar.

Las manos de los jugadores cambian de ciudad en ciudad por la humedad, el calor, el frío, el exceso o falta de partidas, etc, por lo que no se puede confiar en que los agujeros de las bolas nos valgan siempre. Para ello hay herramientas suficientes (tanto para agrandarlos como para reducirlos) que no debemos dudar en utilizar. El agarre de la bola debe ser perfecto siempre y si nuestra mano cambia de tamaño deberemos ajustarnos.

También seria bueno conocer la bolera en la que se va a jugar. Si no es la habitual, es aconsejable averiguar cómo aceitan las pistas, si tienen varios patrones, qué tal va el approach, si, por lo que sea, en una zona de la bolera se tiran más palos que en otra, etc. Cuanta más información tengamos, menos dudaremos durante el juego. Estas medidas preliminares no llevan demasiado tiempo, y, a veces, en estos pequeños detalles está la línea que separa el éxito del fracaso.

Las bolas de prueba

Ahora empezamos con los tiros de prueba. Los primeros lanzamientos, por bien que se haya calentado, deberían ser suaves, puesto que hacer todo nuestro swing de forma brusca, en especial cuando el jugador lance con mucha potencia, backswing o giro de muñeca, puede ser arriesgado. Sin embargo, si hemos hecho bien el calentamiento, enseguida pasaremos a nuestra forma habitual de soltar la bola, y con nuestra bola favorita, teniendo en cuenta que estos primeros tiros siempre van a ser ligeramente mas lentos que cuando se diga “primera bola válida”.

Si conoces la bolera y su tipo de aceitado o has visto a otros jugadores que conoces, seguramente ya sabrás por dónde tienes que lanzar o tendrás alguna pista; pero si no es así y tu forma de jugar es "normal" lo mas lógico es empezar probando por la flecha 2, ya que en la mayoría de aceitados suele ser una referencia bastante usada.

Observar a los jugadores que tienes a tu alrededor.

En un torneo siempre hay que saber por dónde han jugado los primeros clasificados. Si hay 12 personas que han jugado a 220 tirando por la flecha 1 o por la flecha 4 está bastante claro que, como normal general, el lugar adecuado para tirar sera, precisamente, por allí. De nuevo, cuanta mas información tengas, mucho mejor.

Volvamos a nuestros tiros de prueba.Observa cómo reacciona tu bola, y si hace lo que deseas ya tendrás sitio para empezar el juego. Para elegir la mejor zona posible debes valorar tu margen de error: muévete dos listones a la derecha y prueba de nuevo a ver qué reacción tienes; haz lo mismo moviéndote dos a la izquierda y podrás calibrar qué zona de juego hay. Nos interesa una zona lo más amplia posible, para que si te equivocas tanto por dentro (más al centro) como por fuera (más hacia el carril) puedas dar al pocket siempre.

Todas estas pruebas deberían bastar para ayudarnos a determinar la zona por la que jugar, y todo el proceso no debería llevarnos más de dos o tres minutos de las bolas de prueba. Como último experimento, y de cara a las ultimas partidas, intentar lanzar por la misma zona con una bola que te deslice más, ya que lo mas normal será que, con el paso de las partidas, esa zona vaya secándose, y es bueno tener una bola para ese momento.

Ahora llega el momento de probar la bola de remate. Lanzar unas cuantas veces al bolo 10 y al bolo 7 es una buena referencia, ya que observamos nuestra bola cuando cruza diagonalmente (con todo el aceite de por medio) toda la pista. Usa tus referencias habituales para esos bolos, y saca las conclusiones pertinentes.

A estas alturas debe de quedar poco tiempo de pruebas. Ttu musculatura ya está totalmente preparada y es bueno hacer un ultimo lanzamiento de strike por la zona elegida y con la bola elegida. Asegurate de que sigues teniendo margen suficiente para hacer un pleno, ya que este ultimo tiro, ahora sí, será igual al que harás cuando de comienzo la serie.

Mantén la calma

Lo más normal es que con todas estas pruebas lo tengas bastante claro, pero puede suceder que no sea así. No pasa nada, a muchos buenos jugadores les pasa. Simplemente mantén la calma, observa más y mejor a jugadores que veas a tu lado y que si que tienen el sitio y no tengas miedo de probar líneas muy distintas a las habituales, y si tienes que emplear los primeros tiros validos para seguir probando, hazlo sin miedo.

Es mejor perder 2,3,4 tiros buscando pero encontrar (hasta los profesionales lo hacen) que malgastar una serie, perder dinero o regalar puntos de la Liga a los rivales por maltirar siempre.

La serie no termina en los tres primeros cuadros de la primera partida, lo importante es encontrar la zona de juego.

Ante todo, y como siempre, no tengas mievo. Atrévete a probar.

Los Rascadores