CUANDO MENOS SIEMPRE ES MÁS

Cuando un jugador trata de explicarle a un néofito en qué consiste jugar a los bolos, una de las cosas más complicadas es siempre explicar el sistema de puntuación. Es difícil que se crean de verdad y su justa medida la importancia del aceiteo o el funcionamiento de una bola, pero aceptan sin problemas su existencia. Pero que entiendan los puntos es otra historia.

¿Por qué después de un semipleno una tirada vale doble y después de un pleno son dos? Si el juego consiste en tirarlos todos, ¿por qué puedes hacer más puntos en una partida haciendo sólo dos plenos que si haces ocho y fallas los semiplenos? Lo cierto es que el sistema de puntuación en el bowling es bastante complejo, y no es raro ver a muchos jugadores con más de 10 años de experiencia esperar ansiosos en las últimas tiradas a que los ordenadores terminen de sumar, cuando el resultado es bastante evidente. Sobre todo para los veteranos, que aprendieron a jugar apuntando y sumando a mano, un valor perdido en la actualidad.

El modelo actual es evidente que premia el ligar los plenos de forma seguida, pero llevo años escuchando debates y a expertos que dicen que si se quiere hacer de los bolos un producto más atractivo para la televisión, habría que cambiar de arriba a abajo su forma de puntuar.

El fútbol, el baloncesto, el baseball o el rugby son deportes en los que cualquier persona, con unos conocimientos mínimos, puede apreciar las diferencias. La gente sabe qué es un gol, entiende que la canasta vale 1, 2 o 3 o que un ensayo vale 5 puintos. O incluso que si alguien gana 5-0 a falta de dos minutos de un partido de fútbol, el choque está decidido. O que no se pueden remontar 30 puntos en 50 segundos de baloncesto. Pero calcular a falta de dos frames si los 4 plenos seguidos pueden superar al triple fallo doble del rival, es bastante jodido.

¿Qué se puede hacer? Hay muchas formas posibles de cambiar la puntuación. Se podría premiar más la regularidad que las ristras de plenos. O penalizar más los fallos. O se podría usar el Johnny Petraglia Scoring System. Sí sí, el Johnny Petraglia Scoring System, el sistema, creado por el legendario Johny Petraglia, busca simplificar al máximo la puntuación y acercar al público, que lo miraría y asimilaría de forma parecida al golf.

En en el golf, el que gana es aquél que lograr completar los 18 hoyos en menos golpes. Por tanto, menos es más. Si tienes un par 4 y haces el hoyo en tres golpes, tienes -1. Si lo haces en 5, pues un +1 El Johnny Petraglia Scoring System eliminar completamente el valor de las ristras de plenos y da puntos en función de las tiradas que necesites para derribar todos los bolos.

Es decir:

Si haces un pleno logras un 1
Si logras el semipleno (tirarlos todos en dos tiradas), tienes un 2
Si necesitas 3 tiradas para derribarlos: un 3, y así sucesivamente.

Además, el modelo prescinde de la actual extravagancia del décimo cuadro, en el que la puntuación es completamente diferente a la del resto de frames. Por tanto, una partida se juega a 10 cuadros iguales, y la partida perfecta es un 10.

Es bastante sencillo e intuitivo, aunque admito que no le veo todavía el encanto. Me gustan las partidas caóticas y anárquicas.El Johnny Petraglia Scoring System premia la regularidad y castiga, y mucho, los malos cuadros. Si dejas un split o un washout tienes muchas probabilidades de tener un 3 o un 4, y eso pelaiza mucho más que en el sistema actual.

¿A vosotros qué os parece? ¿Qué os gusta más? Os dejo los videos del PBA Women's Series Showdown, el torneo femenino disputado hace unas semanas y en el que se utilizó por primera vez en la historia de la televisió nacional (en EEUU) el modelo. Dorin Ballard está tremenda, batiendo un récord histórico de la PBA.

PARTIDA 1 PARTE 1

PARTIDA 1 PARTE 2

PARTIDA 1 PARTE 3

PARTIDA 1 PARTE 4

PARTIDA 2 PARTE 1

PARTIDA 2 PARTE 2

PARTIDA 2 PARTE 3

PARTIDA 2 PARTE 4