LA PIRÁMIDE DEL DESARROLLO


El bowling es un deporte que nos pone continuamente a prueba. No importa cuándo tiempo lleves jugando y lo que sepas, siempre hay algo en lo que puedes mejorar. El problema, lo más duro, es saber en qué debemos mejorar. Entendiendo qué partes de tu juego necesitan un mayor desarrollo y sabiendo dónde buscar ayuda tus oportunidades de mejorar se incrementan drásticamente.

En general, se puede decir que hay 3 partes que se pueden desarrollar: el juego físico, la lectura de pistas y el juego mental. Cada elemento tiene diferentes áreas en las que concentrarse y para cada caso hay un tipo de persona diferente que te puede ayudar.

Lo primero que aprende cada jugador es el juego físico. Éste está formado por dos partes diferentes. La primera es desarrollar cosistencia, esto es: ser capaces de tirar la bola con la misma velocidad, con un soltado similar y en la misma zona tiro tras tiro.

La segunda es la versatilidad, que es ser capaces de usar diferentes soltados de bola, velocidades y ángulos con consistencia.

La mayoría de los jugadores lo primero que desarrollan es la consistencia, y después aprenden a hacer cambios para hacer frente a los diferentes tipos de pistas que hay.

Para mejorar en la parte física del juego, la que da la consistencia, suele ser útil buscar ayuda en tu bolera habitual, en el pro shop o a un entrenador titulado.

Otra buena herramienta que se puede usar es el C.A.T.S. (Computer Aided Tracking System ), un sistema que utiliza sensores dispuestos a lo largo y ancho de toda la pista que pueden medir la velocidad de tu tiro y la trayectoria exacta de cada lanzamiento. Entrenando con un CATS se puede analizar correctamente la precisión y consistencia de un jugador en un amplio rango de tiros.

La segunda parte del bowling que podemos mejorar es la lectura de pistas (técnicamente el autor habla de lane play, es decir, el jugar la pista). La lectura, además, está muy ligada con la parte física del tiro. Cuanto más consistente y versatil se vuelve un jugador más entiende qué opciones y posibilidades se le abren antes de cada lanzamiento.

Una de las claves fundamentales para ser capaces de entender las pistas reside en entender las diferencia en nuestra equipación, nuestro arsenal. Jugar la pista es comprender cual de las centenares de opciones que se nos plantean antes de cada tiro tiene más posibilidades de hacernos triunfar.

Generalmente, se aprender a Jugar, con J mayúscula, por tres vías diferentes:

a) prueba y error

b) mirando a otros

c) entrenando cosas diferentes

Pero así como esta parte puede ser la más bonita del juego, al ser en la que más se aprende, también puede ser la más frustrante, pues no siempre hay una sola respuesta para cada duda y para cada situación.

Las personas que más te pueden ayudar en esta fase de tu juego son, seguramente, empleados de pro shop que tengan un conocimiento avanzado del movimiento de las bolas, los núcleos y patrones de aceite.

Otra posibilidad es buscar ayuda en la figura de otros jugadores con más promedio, más conocimiento y estilos similares al tuyo. Observando qué parte de la pista y qué tipo de bola usan esos jugadores podrás encontrar referencias que te sirvan a tí.

Y la última fase y la más dura, la que, al final, supone la prueba de madurez de un jugador, es la desarrollar un juego mental sólido.

El juego mental consiste en ser capaz de juntar el juego físico y el conocimiento en una situación complicada para dar lo mejor de uno mismo y hacer puntuaciones altas. Lo que hace nuestro cuerpo está muy relacionado con lo que nosotros pensamos.

¿Por qué es más difícil hacer el pleno número 11 seguido que los otros 10? ¿Hemos cambiado algo de nuestro juego físico? No, los únicos cambios son la percepción de cambios que añadimos a nuestra imagen. Cuantas más veces te encuentres en situaciones de presión más fácil te será lidiar con ellas. Requiere tiempo y es, sin duda, la parte del juego más difícil de enseñar.

La mejor forma de prosperar es desarrollar el autoconocimiento hasta el punto de ser capaces no sólo de comprender nuestro juego físico, sino nuestros "patrones de pensamiento" también . Cuanto más desarrollemos esa consciencia, más confianza tendremos y mejores lanzamientos haremos en cada ocasión.

Un buen método para alcanzar ese nivel es hablar y trabajar con psicólogos deportivos especializados, y no hay nadie en el mundo del bowling que sepa más de esto que el doctor Dean Hinitz.

 Una de las partes hermosas del bowling es que, justo cuando crees que ya lo tienes, que lo has encontrado, que tienes la clave.. van y sacan un nuevo cleaner, un nuevo tipo de patrón de aceite, nuevos tipos de bolas que te obligan a aprender más y a ajustarte.

Buscar y encontrar la ayuda apropiada en el momomento justo hará que sea mucho más fácil mejorar tu juego y llevarlo hasta el siguiente nivel.

Brent Sims

Kegel Training Center Coordinator