LA IMPORTANCIA DEL OJO DOMINANTE

Uno de los componentes del juego más importantes pero, a la vez, más ignorados es el del "ojo dominante". El hecho de tener un ojo dominante puede afectar a lo que vemos y a cómo lo vemos, por ello el jugador debe averiguar si tiene un ojo cuya visión predomina sobre la del otro y entender qué impacto tiene en su juego y por qué es imporante. Ese conocimiento ayudará en el proceso de comunicación entre cerebro y extremidades y nos permitirá hacer los ajustes apropiados al apuntar y visualizar nuestras referencias, así como a entender que, algunas vez, cuando nuestroe entrenador nos diga "pasa la bola por el listón 10" nosotros deberemos decir: "Ok, eso quiere decir que he de apuntar al 8".

Si tu no sabes cuál es tu ojo dominante, he aquí la forma de determinarlo, haciendo algo de magia para que los bolos se muevan pero no tocándolos, sino moviéndose por detrás de de una de tus manos.

Extiende tus brazos con la palma de las manos hacia fuera. Ahora, junta los dedos índice de cada mano y después los pulgares formando un triángulo delante de tí. Ahora, elige algún objeto que esté a 3 ó 4 metros de distancia, o incluso más lejos y miralo a través del triángulo. No hagas trampa y mira a tu objetivo primero con un ojo y luego con otro. Ahora, miralo con los dos ojos abiertos.

Cierre el ojo izquierdo y ábrelo. Luego, cierra el derecho y ábrelo también. Cuand uno de tus ojos estaba cerrado, seguramente el objeto al que estabas mirando se salió del triángulo. Bien, pues ése es tu ojo dominante. Algunas personas creen que si lo que están mirando no se mueve y sigue en el triángulo es porque ese es su ojo dominante, pero no funciona así. Míralo así: si cierras el ojo dominante, su predominancia se ve negada. Es por eso por lo que "manda". (Como particularidad, cabe decir que alguien diestro con un ojo derecho dominante percibirá el objeto como si hubiese desaparecido detrás de la mano izquierda, mientras que un diestro que tenga un ojo izquierdo dominante verá cómo el obejto al que mira se pierde detrás de la mano derecha).

La mayoría de los jugadores diestros tienen también el ojo derecho dominante. ¿QUé efecto tiene esto en el juego? La triangulación entre el objetivo, el ojo y los hombres (es decir, la bola) hace que los jugadores tiendan a fallar la marca a la que apuntan aproximadamente por dos listones a la izquierda. No es algo inusual, pero tampoco es un error. De hecho, para mucha gente no tiene ningún efecto. Lo única importancia de ese desvío es saber si el tener un ojo dominante y cual afecta o no a nuestra precisión en el tiro. Pero si lo tiene, lo único que hace falta es cambiar la referencia hacia la que apuntamos: si tendemos a fallar nuestra marca por dos listones a la izquierda y lo que queremos es pasar la bola por el listón 10, sencillamente apuntaremos al 8.

Por el contrario, algunos jugadores diestros tienen un ojo izquierdo dominante. En ese caso normalmente el jugador puede fallar su marca por 3 o 4 listones (e incluso más), pero da igual. ¿Queremos pasar la bola por el listón 10? Bastará con apuntar al 7, al 6 o al que sea. ¿Por qué la variación es mayor cuando se trata de un ojo y no lo del otro? La respuesta es sencilla: por la distancia entre el ojo y la marca a la que apuntamos. Lo que un ojo izquierdo dominante (en un diestro) ve está más lejos del hombro que sostiene la bola y por ello es mayor el fallo.

La predominancia visual es algo muy comúnn en el grueso de lapoblación. Independientemente de qué ojo sea el dominante, es perfectamente posible mira directamente al punto al que apuntamos. Sin embargo, si te das cuenta de que estás fallando la marca a la izquierda la explicación de por qué te puede ayudar muchísimo. Es raro, pero también es posible que, en vez de fallar por la izquierda (en caso de los diestros) la marca de referencia la falles por la derecha. No te preocupes por ello, una vez que has logrado identificar el problema, únicamente debes ajustarte. Si fallas por la derecha por 2 listones, basta con apuntar 2 listones más a la izquierda y listo.

Ahora que lo tenemos claro llega el momento de complicarlo todo: lo dicho hasta ahora no es siempre cierto.

¿Por qué? Debes tener presente que no es sólo posible, sino probable que la forma en la que tiendes a fallar la marca a la que apuntas (o la cantidad de listones fallados) sea distinta si tiras an paralelo, abriendo bola, en el centro de la pista o más por fuera. Por ejemplo, quizás tengas que apuntar dos tablas a la derecha cuando quieras tirar por la flecha dos pero 4 tablas cuando quieras jugar por la tabla uno. No te preocupes, basta con entrenar bien y determinar qué referencias necesitas según la parte de la pista en la que quieras jugar.

Para determinar esas marcas puedes usar cinta adhesiva. Algunas personas usan monedas, pero no somos partidarios de ellas, puesto que si la bola golpea directamente sobre ella y hacer alguna marca en la pista, algo nada recomendable si queremos mantener relaciones amistosas con el personal de la bolera.

Pon una marca por ejemplo entre los listones 6 y 9 de la pista y trata de pasar la bola entre los dos apuntando al medio. Si haciendo eso pasas sistemáticamente la bola por la marca del listón 9, entonces está claro que para acertar tu referencia tendrás que apuntar un par de tablas a la derecha.

Ahora, sigue colocando esas mismas marcas por otras zonas de la pista, tratando de averiguar si tu desviación es constante o, por el contrario, difiere según abras más o menos la bola. Este conocimiento será de gran ayuda cuando tengas que corregirte durante la disputa de un torneo.

La precisión tiene un papel crítico en el bowling y elegir adecuadamente la referencia por la que vamos a jugar es fudamental. Esto es igualmente importante para el mental game. Imaginemos que estás en un torneo y estás jugando muy bien, dominando la serie. Eres el líder, pones la bola siempre en el pocket y el carry es bueno. En ese momento, un amigo que no encuentra la zona buena te pregunta por dónde estás jugando. Tú le respondes que por el listón 8 y él se queda parado preguntándose si lo que ha visto todo el tiempo es correcto.

Lo comenta con unos amigos y, de repente, todos los jugadores empiezan a cuchichear y reirse, puesto que todos ellos, sin la menor duda, pueden jurar y perjurar que, en realidad, tu bola está pasando por el listón 12.

Tú, asombrado por su reacción te enfadas y te dices a tí mismo" Se van a enterar, claro que estoy jugando por el 8". Clavas los ojos en tu marca, frunces los labios, aprietas los dientes y, con todas tus fueras, tratas de pasar la bola por el 8. En ese momento no se sabe si es mejor que realmente la pases por el 8 y falles o que no lo hagas y vuelvas a hacer pleno, porque tu moral estará minada y lo único que habrás logrado con esa rabia es agarrotar tus músculos faciales.

Entender el coportamiento visual es un camino tortuoso pero te enseñará a perdonarte a tí mismo, a comprenderte y a entender que si quieres pasar la bola por el punto A, quizás debas apuntar al punto B. La mejor respuesta que le puedes dar a tu amigo cuando te pregunte por dónde estás jugando es "Ni idea, simplemente tiro y parece que va bien" o " ¿quieres saber dónde apunto o por dónde quiero pasar la bola o por dónde pasa?

Este ejercicio te ayudará e entender cómo alinearte y cómo gestionar la diferencia entre la realidad y la percepción de la pista, y , sobre todo, la importancia de una buena posición de salida como método para evitar malos alineamientos de hombros, que son la causa fundamental de la falta de precisión.
Esta información te ayudará a asegurarte de que si, por un milagro, no pasas la bola por donde quieres, no será porque estés correctamente posicionado.

SUSIE MINSHEW

Susue Minshew ha formado parte del equipo de entrenadores del Team USA y fue entrenadora de la Selección de Panamá. Formó parte, además, de la Comité de Selección para el Team USA en 2001 y 2002. Se dedica profesionalmente a impartir clases y clinics de bowling y es una de las instructoras de la federación norteamericana encargada de dar clases para obtener el nivel Bronce y Plata.