PBA: LA EVOLUCIÓN DE UN SUEÑO

 

 

Mucha gente nos ha preguntado y se ha preguntado en algún momento de su vida qué es exactamente la PBA. Responder a esa pregunta en pocas palabras (es la asociación de jugadores de bolos profesionales de Estados Unidos) es algo muy sencillo. Sin embargo, explicar bien qué es la PBA requiere tiempo, espacio y paciencia.

La PBA es el organismo que controla el bowling profesional en Estados Unidos. Lo primero que hay que aclarar es el término profesional. Albert Einstein decía que la inteligencia es sólo lo que miden los test de inteligencia. Con los "profesionales" en EEUU pasa lo mismo: es profesional quien tiene la licencia de la PBA, por lo que el término es relativo.

Hay jugadores buenísimos, que se dedican a viajar por todo el mundo disputando torneos y que viven de ello a los que, sin embargo, no se les considera "profesionales". Para distinguir a los unos de los otros se usa la expresión PBA.

Por ejemplo, jugadores profesionales o PBA's son Walter Ray Williams Jr, Pete Weber o Parker Bohn III. Como lo fueron en el pasado leyendas de la talla de Earl Anthony, Jonnhy Petraglia, Mike Aulby, Mark Roth, Don Johnson, Dick Weber o Dick Ritger. Pero no se considera como tal a Osku Palermaa, Bill Hoffman o Martin Larsen aunque su trabajo sea jugar a los bolos. Ni hasta hace poco a Tim Mack o Rhino Page.

Dicho eso, la PBA se encarga de organizar los torneos de profesionales, es decir, los que juegan los jugadores con licencia de la PBA. Sólo éstos pueden participar en el Tour, que es donde se desarrollan los torneos. En eso se parece mucho al Golf, que tiene la PGA, o al tenis con la ATP. Es decir, una cantidad de torneos determinada en la que participan los jugadores profesionales. Hay salvedades importantes, pero ya las iremos contando.

En este artículo vamos a intentar resumir, en la medida de lo posible, la historia, el funcionamiento y los detalles más importante de una organización que, pese a innumerables problemas, ha logrado consolidar el bowling en la televisión, emitiendo cada fin de semana, en directo casi siempre, la final de los torneos. Hablaremos también del PWBA, el Tour femenino que desapareció hace unos años y que ahora está tratando de volver a menor escala y de algunas otras cosas.

Eso sí, si una idea debe quedar clara desde el principio es que la PBA es un fenómeno en constante evolución, una aventura que comenzó por la inspiraciones de unos pocos jugadores y que en el siglo XXI está buscando, desesperadamente, la mejor forma de atraer público, patrocinadores y cámaras.

En la era de internet, los aficionados que residen fuera de EEUU ya no dependen de cintas VHS importadas desde América para ver torneos, ni tienen que limitar su conocimiento a los rumores, mitos y leyendas que, durante años, caían gota a gota.

La historia



La PBA nació en 1958 al clásico estilo americano, es decir, de la mano de unos pocos individuos y al margen de instituciones y organismos oficiales. La PBA es totalmente privada y no depende de estamentos oficiales ni recibe subvenciones públicas.


La fundó Eddie Elias, gran jugador y agente deportivo, junto a otros 32 jugadores de nivel nacional en Syracuse (Estado de Nueva Yorl), pero siempre ha estado vinculada a la zona de Ohio. De hecho, su primera oficina estuvo en la ciudad de Akron, hasta que hace pocos años se movió a Seattle.

El que naciera en esa zona concreta de la geografía norteamericana no es casualidad. De allí eran gran parte de los mejores jugadores, allí estaba el cinturón industrial, que movilizaba a miles de jugadores en ligas de empresa, y allí estaba el patrocinio, entre otros de General Motors, Ford y las fábricas de cerveza.

La primera temporada de la PBA fue la de 1959 y sólo tuvo tres torneos. En Estados Unidos llevaban décadas jugándose torneos importantes, desde que a finales del siglo XIX se fundase la federación americana, pero no existía un Tour profesional en el que los jugadores pudiesen ganarse la vida. Como decía Dick Weber "por entonces jugábamos a cambio de un puñado de cacahuetes". La PBA lo cambió todo. Ese año de 1959 fue difícil, pero compensó.

Se pasó de torneos esporádicos y campeonatos regionales y por equipos a un calendario nacional. Lou Campo ganó el primer torneo de la historia, el Empire State Open de 1959, y Dick Weber, el padre de Pete, los otros dos.

En la década de los 60, y gracias al esfuerzo de gente como el propio Weber, Carmen Salvino, Don Carter o Ray Bluth, la PBA se expandió. Eran los años dorados del bowling. Era el pasatiempo favorito de América, las boleras de todo el país estaban a rebosar, las ligas prosperaban y Coca Cola o Ford daban dinero sin demasiadas preguntas. Gracias a eso los premios aumentaron, la popularidad de la PBA también y el número de jugadores que viajaban de ciudad en ciudad se disparó.

No es comparable al estatus del que hoy gozan tenistas, golfistas o jugadores de baloncesto, pero los jugadores eran conocidos y reconocidos y la prensa dedicaba secciones enteras al deporte. Todavía quedan, aunque cada vez menos, periodistas que cubrían específicamente el bowling, así como publicaciones regionales. Algunas de ellas, por cierto, siguen en funcionamiento.

Por ello, el crecimiento fue una constante. El Tournament of Champions de 1965 ya repartió 100.000$ en premios, el de 1982 más de 200.000$ y el US Open de 1987 más de medio millón de dólares. A mediados de los ochenta, los torneos del Tour ya no eran 3, sino 35 y cada semana, y durante el verano, había un gran número de torneos regionales (PBA Regionals), torneos de profesionales con menos premios pero que no atraían a jugadores de todo el país, sino de las regiones más cercanas.

En 1982, además, nació el Senior Tour, un circuito de torneos televisados para jugadores de más de 50 años.

Durante mucho tiempo la estructura de la PBA permaneció prácticamente intacta. Sin embargo, los años dorados del bowling fueron pasado y la luz que antaño resplandecía se fue apagando.

Los tiempos felices ya no son los que eran, y donde antes estaban Coca Cola o Ford ahora estaban empresas de limpieza y restaurantes de comida rápida. Poco a poco, los grandes nombres quedron atras y los patrocinios cayeron con la falta de televisión y el Tour se resintió. Mucho. De hecho, el PWBA, el tour femenino, acabó desapareciendo por falta de dinero, relegando a decenas de grandísimas jugadores a disputar torneos menores e incluso a abandonar su amada profesión.

La decadencia del bowling en las dos últimas décadas daría para un libro. Las causas fueron muchas, y las consencuencias, por desgracia, también.

Cuando parecia que el Tour masculino estaba condenado a sufrir la misma suerte, aparecieron ellos. ¿Quiénes? Ellos, desde luego. Chris Peters, Rob Glaser, y Mike Slade antiguos ( y ricos) ejecutivos de Microsoft, que decidieron, en marzo del año 2000, comprar la PBA en un intento sorprendente de restacarla y recuperar el esplendor del pasado.

Los nuevos dueños cambiaron de lugar la sede oficial y la trasladaron desde Akron (Ohio) a Seattle, la moderna ciudad del estado de Washington, en la coste oeste.

Al frente de la PBA se puso a Steve MIler, ex ejecutivo de Nike y experto en comunicación, quién logró recuperar en gran medida la imagen de la PBA. Miller estuvo en el cargo hasta el otoño de 2005, cuando fue sustituido por Fred Schreyer, también llegado desde Nike y con una red de contactos importante. Sus CV's se pueden leer en la web de la PBA.
http://www.pba.com/file_upload/pressroom/PBA_Administration.pdf

Las competiciones

La PBA coordina ahora mismo cinsco elementos diferentes:

El PBA Senior Tour

El "mini tour" femenino.

Los Regionals

El Tour de la PBA

Las World Series (iniciadas en el verano de 2009)

El Seniour Tour es una réplica del normal con tres salvedades: tiene menos eventos, menos premios y sólo pueden participar jugadores que hayan cumplido los 50 años.

El mini "Tour femenino" es una competición que está en el aire. En los últimos dos años se han "acoplado" torneos femeninos paralelos a los masculinos, con unas pocas jugadores, pero la fórmula no parece que vaya a permanecer intacta. En 2009, el criterio elegido fue disputar un torneo, y las mejores clasificadas a su conclusión eran las "premiadas". Mujeres como Kelly Kulick, Liz Johnson, Stephanie Nation, Pluhowsky, Zulkifli, Asbaty, Galante, etc.

Los Regionales. Ádemás de los torneos nacionales, la PBA tiene torneos regionales. En la actualidad hay siete regiones diferentes: Central, East, Midwest, Northwest, South, Southwest, and West. Cualquier jugador con licencia de la PBA (hay más 4,100 members repartidos por todo el mundo, incluidos 700 senior) puede jugar cualquiera, pero, generalmente, la gente juega los torneos que quedan "cerca" de casa, lo que puede implicar moverse dos o tres estados, pero un tipo de Florida no juega los regionales de California ni uno de Maine los de Texas.

El Tour de la PBA

El Tour es, sin duda, el mayor espectáculo de bowling en el mundo. Un tour que mueve a centenares de personas entre jugadores (ya explicaremos cuántos), técnicos, empleados de pro shop, representantes de bolas, conductores, montadores, técnicos o mecánicos, sin olvidar a los encargados de la televisión.

Todos los eventos de la PBA se retransmiten por televisión, generalmente en directo los domingos por la tarde. Antaño, cuando el bowling era importante, la ABC reservaba la tarde de los sábados, horario de máxima atención.

En la temporada 2008-2009 la PBA estuvo formada por 23 eventos. Para la 2009-2010, hay previstos 20, pero con un inicio de campaña muy extraño del que ya hablaremos más adelante.

El calendario se puede consultar pinchando aquí.

¿Cómo se juegan los torneos de la PBA?

Esta es una buena pregunta que nos obliga a hacer un poco de Historia y a explicar bastantes cosas. En la actualidad, y desde hace seis años, la PBA funciona con el método de las llamadas "exemption" o exenciones, pero no siempre fue así.

Desde los comienzos de la PBA, hace casi cinco décadas, los torneos han cambiado mucho su formato para adaptarse a la cantidad de jugadores inscritos y a la cantidad de premios disponibles. Sin embargo, desde los años ochenta, e incluso antes, el formato utilizado en casi todos los torneos fue bastante similar.

Lo primero que hay que distinguir son los dos tipos de torneos que hay: los normales y los "major", los Grandes.

Los torneos normales son los que se disputan regularmente cada semana. Dan una cantidad determinada de puntos y, como norma general, tienen o tenían todos el mismo formato.

Los Major son los Grandes, como en el tenis y en el golf. Están en USBC Masters, el Tournament of Champions, el Dennys World Champsionship y el US Open. Son especiales, participan muchísimos más jugadores, reparte muchos más premios, tienen un formato diferente y, sobre todo, valen más (a nivel de ránking, pero también de prestigio), como en los demás deportes.

¿Cuál es el formato de los torneos?

Tradicionalmente, un torneo de la PBA tenía un formato parecido a lo que sigue. Un número indeterminado de jugadores, los que quisiesen/pudiesen, se apuntaban para jugar el torneo. Los participantes disputaban un número determinado de partidas (entre 16 y 24, generalmente) clasificatorias y se producían cortes.

Por ejemplo, participaban 300 jugadores que jugaban todos 12 partidas. Después de las 12 avanzaban los 100 mejores que jugaban 12 más y después de esas 24 partidas sólo seguián 24 jugadores.

Los 24 mejores, entonces, jugaban un todos contra todos en una ronda Petersen, es decir: uno contra uno logrando el vencedor un extra de 20 bolos por ganar y con bonificaciones de x puntos por pasar de 200 y de 250. O algo parecido.

Después de las 47 partidas, los cinco mejores pasaban a la final de televisión, jugando una defensa del 5º vs el 4º, el ganador vs el 3º, el de esa vs el 2º y el que pasese contra el primer clasificado.

Sin embargo, la PBA cambió mucho desde la llegada de los nuevos dueños. Éstos consideraron que ese tipo de formato, excelente para saber quién era el mejor cada semana, no era demasiado comercial ni bueno para la publicidad, además de ser poco rentable, Por ello, introdujeron la mayor revolución hasta el día de hoy: el Exemption Tour

¿Cómo funciona la nueva PBA?

Muy sencllo. En la actualidad, y salvo los majors, el Dick Weber Open y alguna variantes más, los torneos de la PBA sólo los juegan 64 jugadores cada semana

¿Cómo se determinan esos jugadores?

Cuando en la temporada 2004-2005 la PBA decidió cambiar el formato avisó a los jugadores con suficiente antelación y expuso lo siguiente. En función de sus resultados en el Tour normal durante la temporada 2003-2004, los jugadores obtendrían una serie de puntos acumulables, como un ránking normal y parecido a los que tenemos o hemos tenido en España.

Algo así como: el ganador 100 puntos, el segundo 90 etc.

Acabada la temporada y con el ránking definitivo hecho, los 54 mejores jugadores obtendrían la "Exemption" para el año siguiente. Esto es, esos 54 jugadores tendrían garantizado que, pasase lo que pasase, la temporada siguiente, con sólo asistir a un torneo, cobrarían su cheque, pues sólo 64 jugadores ganaban dinero cada semana.

Las tensiones y la presión ese año fue enorme, pues, para muchos, obtener la Exemption significaba poder seguir jugando, y no conseguirla podría implicar la retirada.

¿Cuál fue el formato nuevo?

En un principio (aunque ahora ha cambiado) el formato era lo más sencillo posible: 64 jugadores en un cuadro de enfrentamientos que se veían las caras uno contra otro al mejor de 7 partidas. El que gana sigue, el que pierde a casa con su cheque. Primero quedan 32, luego 16, 8, 4 y a la tele a decidir el mejor.

El ganar un torneo implica obtener, inmediatamente, la Exemption para la temporada siguiente, y en el caso de los Majors puede serlo para las dos, tres o cuatro temporadas siguientes.

Pero ¿de dónde salen esos 64 jugadores? Sí, no es una errata, porque aunque hemos dicho que los que tenían exenciones eran sólo 54, el formato estaba abierto a 64.

El resto accedían (y acceden) mediante una nueva invención: los PTQ's o Torneos Previos de Clasificación. Éstos están abiertos a todos los PBA que quieran y a jugadores amateur también. Juegan 7 partidas de clasificación cada semana y los x mejores de esa semana + el primer amateur clasificado avanzan hasta la ronda de 64.

E incluso había una opción más, que era la Invitación del Comisionado, es decir, una invitación que el "Comissioner" de la PBA daba según su criterio a un jugador carismático de la zona.

Antiguos jugadores, leyendas retiradas, gente que no logró su exemption eran los beneficiados con esta ocasión de volver a participar con la mejor, aunque también se dieron, por motivos publicitarios, a ex jugadores profesionales de baseball, por ejemplo, que pese a tener medias muy decentes (200 bolos, por ejemplo) estaban lejos del nivel de los mejores de la historia. Aunque para la televisión, vendían mucho más.

Pero como las temporadas avanzan, las posibilidades de acceder al Tour fueron incrementándose. Para la temporada 2007-2008 el listado de 64 jugadores se obtuvo de la siguiente forma:

64 - Jugadores

*
o 40 - De la lista de puntos y de torneos ganador del PBA Tour (champions and point leaders)
o 7 - El lider en puntos de cada ránking regional de la PBA
o 7 - Los siete primeros de los Trials de verano
o 5 - Que acceden semanalmente por medio de la previa o TQR (Tournamente Qualification Round)
o 1 - El primero del ránking de puntos de la PBA que no está exento esa temporada
o 4 - De jugadores que tenían la Exemption de la temporada 2006-07 pero que por lesión la aplazaron

Repasemos las categorías.

+ Los primeros 40 jugadores que consiguen la Exemption son los clasificados por puntos y los que obtienen torneos. Este dato es muy importante porque modifica, de hecho, la lista final.

¿Por qué? Porque las combinaciones posibles son muchas. Hemos dicho que en la temporada 2009-2010 hay 20 torneos programados.

Ahora hay dos grandes posibilidades:

a) que cada uno de los 20 torneos de la PBA sean ganados por 20 jugadores distintos

b) que algún jugador repita y gane más de uno

¿Qué sucede en cada caso?

Pues si por casualidad pues no es frecuente, eso pasase, los 40 elegidos serían los 20 que han ganado torneo automáticamente y los 20 primeros del ránking de puntos de la PBA una vez que sacamos de ellos a los ganadores.

Si uno de los jugadores ganase dos torneos ya no habría 20 ganadores al final de temporada sino 19, por lo que serían 21 los que pasasen de la lista de puntos.

Esta lista varía mucho durante la temporada, y gente que haya jugado faltal 19 torneos y esté descartada por puntos, si gana el último torneo consigue la Exemption para el año siguiente.


+ Antes dijimos que la PBA tenía 7 regiones, cada una de las cuales organiza los torneos regionales. Esas mismas regiones tienen también su ránking de puntos y, al final de la temporada, el mejor consigue su exemption para el Tour nacional.

+ Los 7 primeros de los Trials.

¿Qué son los Trials?

Después de la primera temporada con este nuevo formato, la PBA instauró los Trials, una intensa competición de verano en la que un numero finito de jugadores (al principio del mundo entero, luego limitados a PBA y unos pocos jugadores de prestigio internacional) juega 45 partidas clasificatorias y tras las que los mejores logran el salto al tour.

Son cinco bloques de 9 partidas durante cinco días consecutivos, cada uno en uno de los cinco patrones de la PBA, y los 7 primeros clasificados logran la Exemptions.

En este enlace se puede ver los jugadores que han logrado la Exemption en las últimas temporadas.

El británico Stuart Williams logró su plaza este verano, como hicieron antes el colombiano Andrés Gómez o el noruego Tore Torgersen. Kelly Kulick se convirtió en la primera mujer (y única hasta ahora) en conseguir una Exemption al clasificarse en unos trials.


+ Cinco que vienen de los PTQ /TQR

Cada semana pasan a jugar el torneo los cinco primeros jugadores de las rondas previas. Si se produce alguna baja y un jugador con la Exemption no participa el número de clasificados en los PTQ aumenta. Esta misma temporada 2009-2010, por ejemplo, dos jugadores lo han solicitado. Incluso con la mitad de los torneos acabados. Danny Wiseman porque su madre está enferma y Dave Arnold por lesión.

¿Quiénes juegan los PTQ?

Pues, en general, hay 3 tipos de gente que los juega

a) los buenos jugadores de la zona. Es gente que viva cerca de donde se juega el torneo y a la que le compensa intentarlo. La inscripción es de entre 300 y 500 dólares (pagas 300 y si te clasificas, 200 más) y si pasas al torneo ganas, como mínimo, 2000.

b) los jugadores que juegan TODOS los PTQ. Hace tres temporadas, por ejemplo, fue el caso de Rhino Page, como en el pasado lo fue Mark Scroggins (hermano de Mike), los hermanos Wallickek, Tim Mack, Dino Castillo o algunos más, que, semana tras semana, intentaban pasar los cortes. Si lo conseguían amortizaban gastos durante un tiempo, conseguián puntos (el mejor de todos ellos, consigue la exemption y una de las palzas contabilizadas) y siempre está la posibilidad de ganar el torneo.

No es habitual, pero es posible.

Sean Rash, el ganador del USBC Masters 2007 logró así meterse en la PBA. Ganó el PQT, entró al torneo y logró ganar el West Virginia 2006 al imponerse a Mike DeVaney, 194-169.

Y este mismo año otro jugador, Mike Mineman, lo hizo también al ganar a Mike Machuga en la final del Bayer Classic 2007

Otros jugadores ilustres que casi lo consiguen fueron Liz Johnson, la prímera y única mujer que ha logrado meterse en una final televisada de la PBA, pero que perdió contra el gran Tommy Jones y el mítico Del Ballard Jr, que lo acarició y saboreó pero que perdió contra Ritchie Alen en la final del Phoenix Classic de 2006.

c) también hay una categoría especial, gente como algún joven que está metido trabajando en la PBA, pro ejemplo los que montan y desmontan todo o los que taladran bolas, o los ball rep , que están por allí cada semana y de vez en cuando lo intentan.


Ya sabemos quiénes juegan o jugaban. Ahora hace falta saber cómo juegan,

La idea de cambiar el formato era conseguir que fuese más atractivo para el público, pero se quedó a medias. El hacer un super cuadro de 64 tenía algo de gracia, pero se convertía en aburrido cuando las super estrellas, pese a, por ejemplo, jugar a 240 podían perder 4 partidas e irse a casa. Se valoró que era demasiado injusto y aburrido y se buscó un camino intermedio.

Los 64 jugadores clasificados cada semana juegan 14 partidas. Después de esas partidas los 32 mejores pasan ronda y se enfrentan, ahora sí, en un cuadro clásico al mejor de 7 partidas.

Es decir, que el ganador puede llegar a jugar 14 + 7 + 7 + 7 + 2= 37 partidas para hacerse con el torneo. Lo que no está mal del todo.


Los cambios

Sin embargo, la PBA está apostando muy fuerte ahora por el show, por el espectáculo, y por eso no se oye hablar de otra cosa que no sean novedades.

Este es un tema del que se hablado en algunas ocasiones en el blog de Los Rascadores. La temporada 2008-2009 fue sido un ejemplo magnífico. Ene lla hubo torneos para todos los gustos: los normales, los Major, un torneo con patrón dual (un aceitado diferente en cada pista, un torneo con los 5 patrones de la PBA, otro en el que sólo se podía jugar con una bola de spare, uno de dobles mixtos, uno con pistas super fáciles etc.

La PBA también ha encumbrado al australiano Jason Belmonte gracias al enorme tirón mediático que su estilo a dos manos ha generado en el país.

Belmonte se ha convertido en toda una sesanción. Ha sido noticia en muchísimos periódicos y cadenas de televisión, dándole a la PBA una repercusión sin precedentes en los medios. Además, Belmo logró ganar un torneo (en condiciones duales), por lo que ha conseguido la Exemption para el año que viene. Todo un show.

Por si fuera poco, la temporada 2009-2009 concluyó con el llamado King of the HIll, un evento televisado en el que el jugador del año, Wes Mallott, desafiaba a unos cuantos rivales al King of the Hill, al mejor de la pista. Es decir, el que gana sigue y el que pierde se va a casa.

Mallott ganó a todo el mundo, jugó a 274 en televisión y tiró dos 300 televisados. ¿Se puede pedir más?

¿Revolución o crisis?

El bowling es un deporte eminentemente conservador. A los jugadores les cuesta mucho hacer cambios en todos los aspectos: de marca de bola, de perforador, de estilo de juego, de zona favorita, de entrenador, de equipo, etc.

Por ello, es difícil innovar en los torneos, los formatos o los patrones de aceite. Después de muchas décadas, y pese al aumento de tamaño, la PBA conservaba estructuras y tendencias de larga duración. Estructuras que se han reformado o derrumbado justo 50 años después de su nacimiento.

El caso más paradigmático es, seguramente, el que se ha visto a inicios de la temporada 2009-2010 con la creación de las Series Mundiales de Bowling.

Esta temporada es la más atípica que se recuerda. Por cuestiones meramente económicas, la primera mitad de la temporada se jugó en verano en la decadente ciudad de Detroit y sus suburbios, antaño cuna del bowling y la industria pesada norteamericana.

Sí, lo he dicho bien: la primera mitad de la temporada se jugó en el mismo sitio. De hecho, se jugaron todos los torneos seguidos en apenas dos boleras! Es lo que se ha conocido como las Series Mundiales de Bowling, nombre hiperbólico, muy de gusto estadounidense, tomado del baseball.

El formato,muy resumido, fue el siguiente. Entre el 2 de agosto y el 4 de septiembre se jugaron el Motor City Open, el Cheetah, Viper, Chameleon, Scorpion y Shark Championship y, como colofón, el PBA Word Championship. Todos, menos el primero, en la misma bolera de Michigan.

 

La idea era muy sencilla: ahorrar costes. Pero el resultado, a mi juicio, desconcertante.

Los cosets se recortaron, claro. Los jugadores, técnicos etc ya no tenían que viajar semana tras semana por todo el país. La instalación estaba preparada. Para tanto tiempo todos los participantes podían alquilar pisos y compartirlos entre cuatro o cinco, cocinar. etc. Pero, al mismo tiempo, el ambiente ha sido gélido.
Un caos para el espectador

Lo peor que le puede pasar a un aficionado (sobre todo si sigue la PBA desde otro país o continente) es que le compliquen, y mucho, los calendarios. Y eso ocurrió en verano.

Primero se jugaron todos los torneos seguidos, sin finales. Es decir: primero los torneos clasificatorios (los antiguos PTQ), abiertos a todo el que quisiera jugarlos (incluyendo muchas estrellas europeas) y luego el torneo en sí, pero sin las defensas de posición. Sólo las rondas clasificatorias y eliminatorias

Acabados todos se jugaron, seguidas, las finales. Una detrás de otra. Muchos se preguntarán,: ¿tiene sentido eso? Qué pasa si te clasificas para una final pero un mes después, a la hora de jugarla, estás lesionado o en peor forma? No es una hipótesis exagerada. Por desgracia, así pasó en dos casos.

Las World Series fueron un atuéntico caos. Yo me di de alta en el Xtra Frame (de nuevo) para intentar seguirlas, pero era imposible. A veces se jugaban tres rondas clasificatorias, de tres torneos, seguidas. Luego empezaban las rondas eliminatorias, luego se cambia de patrón y torneo. Le puse ganas, pero era un auténtico jaleo.

La segunda parte extraña del fenómeno es las retransmisiones. Aunque los eventos se jugaron hace meses, la televisión los empezó a emitir en noviembre, para poder enlazar así con la segunda mitad de la temporada.

El futuro


¿Funcionará este sistema? ¿Se repetirá todos los años?

A estas alturas todavía es una incógnita. Los duelos y responsables de la PBA se esfuerzan por encontrar la solución perfecta, pero no es fácil. ¿Cómo acercas un deporte en declive y de retransmisión lenta al gran público? ¿Estamos cerca del fin o del resurgir?

Sinceramente, no lo sé. Pero quizás el futuro de la PBA no esté en Estados Unidos. En los últimos meses, cada vez más jugadores "profesionales" han optado por la internalización. Hasta hace sólo un lustro, los PBA sólo salían del país para la Japan Cup o alguna exhibición.

Ahora, es habitual ver a las estrellas en Europa o Asia, la gran esperanza del bowling. No es sólo que las leyendas como Walter Ray Williams Jr, participen en los Campeonatos del Mundo. Ni que jugadores de una marca (por ejemplo Sean Rash o Koivunimi con Brunswick) vayan fuera a hacer imagen. Ni que otros como Brian Voss acudan a Europa porque se han quedado sin la exeption.

Michael Fagan, Brian Voss, Robert Smith, Ronnie Russell, Bill O'Neill, Jason Couch, Chris Barnes o Pete Weber ya tienen en su calendario marcadas con X varias citas. Y se rumorea que el propio Walter Ray está haciendo las maletas.

Además, Asia es ahora el lugar en el que hay más afición, trabajo y dinero. Quizás el futuro de la PBA no esté en Ohio, sino en Corea, Malasia o París. Lo único que esperamos es que haya futuro.