¿POR QUÉ SE GASTAN LAS BOLAS DE BOLOS?


Las bolas de bolos, parafraseando a Jesulín, son como las ruedas de un coche. Su función es ir rodando, unas por la pista y otras por la carretera, pero las dos van girando sobre una superficie y la fricción continuada va produciendo desgaste en el cover stock (parte externa) de las mismas.

Cuanta más fricción más desgaste, y por ello, después de x partidas, las bolas de bolos no tienen la misma fricción, estabilidad y predecibilidad en el giro que al principio, ni, desde luego, la misma potencia al chocar con los bolos.

¿Hay que cambiarla cuando eso pase? Bueno, pues pasa lo mismo que con las ruedas. La gente no cambia habitualmente de ruedas cada semana ni después de cada trayecto, pero.. en las carreras de Formula 1 cambian o cambiaban de ruedas en cada carrera y hasta varias veces en cada competición, porque ese desgaste, por mínimo que sea, afecta en la conducción.

Con las bolas idem. Conviene cambiar cada x kilómetros/partidas para garantizar que vayan bien. ¿Cada cuanto? Los jugadores profesionales cambian de bolas a veces de semana en semana o después de muy poquitas partidas: Para cada torneo, en función del aceite, se puede taladrar, 2, 3, 4, o 6 bolas diferentes, porque el desgaste se nota y las bolas no pegan, nunca, igual que cuando estaban nuevas.

Si eres un jugador que no entrena demasiado ni le interesa hacerlo, una bola vieja o desgastada te puede valer. De hecho, hay gente que tiene bolas de hace 1, 5, 10 y más años y sigue jugando con ellas. No es lo mismo, pero se puede.

Sin embargo, si la idea es competir y ya tienes cierta regularidad en tu tiro, la diferencia entre tirar con una bola nueva o en buen estado y una bola gastada es muy significativa.

Las gastadas tienen a ser mucho más impredecibles y a dejar el bolo 10 (7 para los zurdos) cuando tocan el pocket, tienden a dejar más splits que las nuevas y a tener, cono normal general, menos carry (algo así como potencia destructora, capacidad de derribar bolos) al llegar a los bolos.

¿Por qué se produce ese desgaste? Pues por el aceite que absorben. Las bolas, al ser porosas "chupan" el aceite de la pista que va cerrando esos poros. La pista se seca, y por lo tanto la bola sube más, pero la bola se empapa de ese aceite.

Cuanto más mate sea el acabado de la superficie de  la bola más subirá cuando hay aceite (como normal general, hay excepciones y mofidicaciones), pero también más tenderá a llenarse de aceite. Algo que le pasa, por ejemplo, a algunas bolas de la gama más alta, como por ejemplo las Ebonite The One o Big One, la Fury de Brunswick y algunas más, que son bolas muy agresivas y que tienen un agarre brutal sobre la pista pero que se saturan de  aceite muy rapidamente.

Aparte de esto, las bolas nuevas pierden parte de su efectividad cuando se van usando por otro factor más que vamos a intentar explicar de la forma más sencilla posible, ya que es un poco complicado.

Debido al aceite absorbido por el coverstock de la bola, y dado que el aceite es un producto bastante pesado, sucede que este “peso extra” que se añade a la bola varía la dinámica de pesos del núcleo de la bola. Es decir, si tenemos una bola que ha sido diseñada con un  núcleo de radio de giro muy bajo ( específico para que ruede pronto) y con un coverstock de acabado mate ( también para facilitar esa rodada temprana), veremos que según se va “metiendo” el aceite dentro del coverstock, el radio de giro deja de ser tan bajo ( por el peso añadido en la superficie) y, como consecuencia de todo esto, la bola tiende a patinar más.

Ésto, unido a la degradacion del material, y a la pérdida de capacidad de absorción del mismo, nos da como resultado que nuestra magnifica bola, a la que hemos visto girar, y pegar durisimo , va dejando de subir y de pegar poco a poco .

¿Hay que tirarlas cuando pasa eso? No, para nada. Puedes usarla con el aceite que tienen o puedes hacerle algún tratamiento, tanto para extraer el aceite de la bola como para modificar su superficie.

El aceitese puede extraer con calor (agua caliente, chorros de aire caliente, calor intenso), en el pro shop (lo más aconsejable) y la bola la puedes "tratar".

¿Cómo? Mediante lijados y pulidos -todos los que quieras-, usando agua, lijas y productos específicos en una spinner (la máquina que da vueltas y hace girar a la bola para pulilarla).

¿Consejo? Cambia de bolas cuando puedas. Como las ruedas del coche, la gente no suele cambiarlas hasta que están muy muy gastadas y afecta a la estabilidad del coche y ponen en peligro la seguridad de los pasajeros.

Con las bolas no es tan dramático, lo único que se pone en peligro es la posibilidad de meterse en finales.Por ello, cuantas más bolas tengas y más nuevas estén mejor te irá jugando. El material nuevo siempre tira más bolos, reacciona mejor y resulta "rentable". En los tiempos que corren, con el tipo de pistas que hay y el tipo de bolas que se fabrican, no jugar con el material adecuado puede suponer más de 10 o 15 bolos de promedio.

Cambiar de bola puede significar ganar y perder. Puedes seguir con la bola vieja pero ...¿merece la pena gastarse 70 euros en inscripciones a un torneo, 140 con reenganche, 250 de viaje entero para luego no jugar con todas las garantías posibles?

Nosotros creemos que no.

Los Rascadores