LA PRESIÓN EN EL BOWLING

¿Qué es presión?, ¿Cómo se crea?, ¿Cómo reaccionan diferentes jugadores a ella?,
¿Cuál es el porcentaje de éxito jugando bajo presión? Estos interrogantes son vitales para todos los que participan seriamente como jugadores en algún deporte, pero, quizás, cobran todavía más importancia en deportes individuales y de precisión como en bowling.

Las situaciones de presión son comunes en todos los eventos deportivos, no hay duda al respeto. Aparentemente no existe forma de eliminarlas y se puede reaccionar de diferentes formas ante ellas, lo importante es aprender  a reconocer las situaciones potenciales de presión y saber cómo manejarlas antes de que ocurran.


Presión Potencial


Una situación de presión potencial es aquella en la cual las consecuencias de las acciones y de la ejecución significan algo relevante. Perder o ganar ésta en la balanza.

Durante las ligas existe una presión potencial, ganar o perder puede depender de la ejecución concreta de un tiro o un par de tiros. Los compañeros cuentan contigo para ganar, para hacer el pleno necesario en la última tirada. En esos momentos es donde la presión potencial se presenta, ya que todo depende del resultado de tus acciones.

En los campeonatos nacionales la presión potencial es mayor, pues las consecuencias de fallar y la recompensa por ganar son mayores. La posibilidad de presión existe por tanto cuando las consecuencias de tu juego significan algo, para ti, para tu equipo o tu país. Si disputas una liga o una competición que no te motiva y no tiene valor para ti no pondrás especial empeño en  los momentos clave y, por tanto, ni doblar en la décima ni dejar un split te parecerá demasiado importante.

Pero todo cambia cuando disputas, tanto a nivel individual como en equipo, un torneo que te interesa, que te motiva o que tiene significado por sí mismo. Entonces, las consecuencias por fallar son mayores y el potencial de presión es más elevado.
a


Presión Real


La presión real se crea cuando se comienza a pensar en las consecuencias o exigencias de los resultados en lugar de pensar en la acción misma. Cuando ganar o perder está en juego y se piensa en las posibles consecuencias de la acción, la mente inconsciente las sobrellevaba y ejecuta. El consciente, por el contrario, lo realiza sabiendo que existe la posibilidad de error y no permite que se realice lo que antes eran acciones preconscientes o mecánicas.

Esta es la razón por la cual durante las sesiones de práctica, las presiones y las sensaciones son tan diferentes a las que se tienen en una competición: en la práctica no existen las mismas exigencias que en las competiciones.
Cuando el miedo se impone, la mente consciente a veces no confía en el preconsciente y trata de ayudarlo; en esos momentos la concentración es más profunda y la tensión resulta inevitable. Por ello, si el cuerpo no reacciona de la forma habitual, si la presión empieza a notarse y notamos que no todo funciona como debería, es importante concentrarse. Cuanto más concentrado estés, más fácil te será a un estado óptimo de relajación.


El bowling es un juego que para lograr el éxito se requiere de músculos relajados, en vez de tensos. Las situaciones no crean tensión, ni presión, es la reacción personal de cada jugador lo que las provoca.

Las situaciones de presión reprimida no afectan a todas las personas de la misma manera; la presión se crea cuando los pensamientos de la persona conectan la ejecución a las posibles consecuencias de la misma. Específicamente, cuando se analizan las consecuencias del fracaso y se piensa más en las consecuencias de hacer un mal tiro o de no lograr el objetivo necesario que en la propia ejecución del tiro, se suele fallar.

La presión está en la propia mente y es inducida por uno mismo. La definición de trabajar bajo presión es: la presión es tensión autoinducida, creada por el pensamiento referente a las recompensas o castigos que se pueda tener en la ejecución, en vez de pensar en la ejecución misma.


La presión y la tensión están directamente relacionadas. Cuando existe presión, los músculos se ponen rígidos y es natural apretar la Bola , también existe una tendencia a sólo “acomodar” la Bola  en la pista, en lugar de rodarla naturalmente confiando en el tiro, por lo que como resultado de apretar la bola y de tratar de “acomodarla” demasiado resulta normalmente en un lanzamiento poco efectivo, aunque la bola llegue al pocket.
Habrá ocasiones en que un tiro es más importante que otro, debido a que si se logra el Pleno o se consigue un Spare  se gana o se pierde. Pero si se es capaz de tratar igualmente ambas circunstancias, entonces no habrá ningún tiro más importante que otro. En principio, es preferible una ejecución normal en todos los tiros, que dejarlo a un tiro clave.

¿Qué debemos hacer en los momentos de presión? Confiar en las habilidades y concentrarse en la ejecución del tiro, ello permitirá no hacer cambios en situaciones potencialmente decisivas y lanzar la bola de una manera normal y natural.
La habilidad para ignorar las situaciones potenciales de presión, para realizar cada juego exactamente de la misma manera como si esto fuera un juego de práctica, determinará qué tanto se presiona y cómo reacciona.

La mejor forma de afrontar la presión es no hacer nada anormal o distinto de su comportamiento normal. Has entrenando durante días, semanas, meses y hasta años. Has trabajado tu tiro y lo tienes mecanizado. Por ello, debes dejar que éste fluya como siempre, como en los entrenamientos. No buscar cosas diferentes, cosas raras, técnicas que no hayas entrenando, giros que no hayas practicado.
Sé tú mismo. Sé el que eres.


La presión y la Mente


El rol que desempeña la mente en la presión es de suma importancia. Tanto los pensamientos conscientes como los inconscientes son parte integral de la ejecución y el desempeño. Se retomarán los dos aspectos del juego mental para ver si podemos encontrar una manera de manejar la presión.

Algunos reaccionan de manera opuesta, se ahogan o se doblegan bajo presión, son incapaces de desenvolverse de forma natural y les “tiemblan las piernas” cuando el ganar o perder está en juego. Ese tipo de jugador es más propenso a considerar la derrota como un resultado normal. Esto, a menudo, provoca que los jugadores jamás lleguen a desarrollar todo su potencial, ya que la presión los domina y desperdician no sólo su talento o potencial, sino su esfuerzo.

La mayoría de los jugadores aceptan la presión como una parte normal del deporte y aprenden a vivir con ella, lo que les produce una sensación favorable para poder desempeñarse bajo presión de una manera natural, o al menos saber que la presión no les afectará o perjudicará en sus resultados.

Eso es lo que debemos hacer: asumir que la presión está, que es inevitable. Los ganadores no son los que eliminan los nervios o dejan de tenerlos, sino los que saben gestionarlos, los que controlan la presión.

En los momentos clave de una partida o de un torneo, sé tu mismo, haz lo que sabes hacer, lo que has entrenado y para lo que estás preparado. No dejes que la tensión agarrote tus músculos y, simplemente, tira.

Suerte!

Los Rascadores

Traducido y adaptado por Juan Pablo Alonso