PULIDO Y LIJADO DE BOLAS


En la actualidad, en el deporte del bowling, y para un nivel medio avanzado de juego, podemos decir que el factor más decisivo a la hora  de jugar es el acabado de la superficie de nuestras bolas.

Las bolas modernas permiten variar el acabado de la superficie (coverstock), a  nuestra conveniencia. Es decir, podemos lijar y pulir nuestra bola según el tipo de pista en la que tengamos que jugar, eligiendo el momento en el que la bola cambiará (el momento en el que deja de avanzar por la pista y empieza a coger curva), la intensidad y el tipo de hook.

Como premisa inicial, vamos a describir brevemente los tres acabados básicos que normalmente encontramos en las bolas que compramos.

Como medida del acabado de estas superficies nos vamos a referir siempre a una medida usada generalmente por la mayoría de los fabricantes, que es la medida del grano de papel de lija que se usa para este fin. Ésta, viene expresada en una medida que se denomina grit, y que varíaa desde 100 grit a 2000 grit, siendo 100 la medida de lija de grano mas grueso.Según vamos aumentando el número el grano es mas fino.

Los tres tipos de acabado son:

Acabado mate,  se consideran bolas mates las que van desde una acabado de 200 a 700 grit
Acabado pulido, se consideran bolas pulidas desde 800 a 1100 grit
Acabado perlado, se consideran bolas perladas  desde 1200 hasta 2000 grit

¿Cómo podemos saber a simple vista qué acabado tiene una bola? Lo mas lógico sería mirar las características que el fabricante nos da en el manual que acompaña a cada bola, pero si no lo tenemos, a simple vista, y como método aproximado, podemos decir que las bolas “mates” son aquellas cuya superficie no brilla nada ( no hay reflejo de luz); las bolas “pulidas” serían las que tienen algo de brillo, y las bolas “perladas” son las que más brillo tienen (máximo reflejo de luz).

Esta cantidad de pulido afecta drásticamente al comportamiento de la bola; como un esquema bastante simple y fácil de entender , podríamos asignar a cada tipo de acabado un tipo de pista ideal, y un tipo de lanzamiento ideal. El resultante sería:

ACABADO MATE: idóneo para pistas con alto volumen de aceite y largas (mas de 40 pies) . Adecuadas para jugadores con una alta velocidad en su tiro.

ACABADO PULIDO; idóneo para pistas  con volumen de aceite medio y longitud media (36 a39 pies). Adecuadas para jugadores con una velocidad media –alta.

ACABADO PERLADO, ideal para pistas con bajo volumen de aceite y corto (menos de 35 pies), y para jugadores con baja velocidad (mujeres y jugadores jóvenes)

Este esquema, como hemos dicho, es simplemente una base teórica, ya que hay mas factores que influyen fundamentalmente como el tipo de resina del coverstock (partículas etc.), radios de giro del núcleo, cantidad y tipo de revoluciones de cada jugador, etc., pero esto ya son particularidades que el perforador debe de conocer y recomendar.

Una vez entendido estos conceptos básicos, podemos centrarnos en el objetivo inicial de este artículo, el resaltar cómo se puede variar el acabado final de una bola.

¿Qué es lijar o pulir una bola? En realidad, aunque tengan nombres diferentes, el proceso de lijar o pulir es el mismo. Consiste en la aplicación de papel de lija sobre la bola (humedecida ésta) hasta el nivel de acabado que determinemos, usando, además, líquidos especiales y especializados, que dan a la bola el característico brillo que seguramente muchos conocen.

El proceso se realiza de forma paulatina. Es decir, si tenemos una bola de acabado 1000 y queremos dejarla con un acabado de 400, el proceso a seguir será el de pasar primero la lija de 800, luego la de 600 y, finalmente, la de 400. No se realiza todo de golpe, pues el resultado no sería satisfactorio. Es un proceso lento y minucioso que exige humedecer la bola y aplicar la lija (primero) y un trapo (después) durante un buen rato.

El sistema es exactamente el mismo si queremos pasar del acabado de 400 al de 1000, pasando a través del 600 y el 800 antes de finalizar.

¿Cómo se determina el proceso?

Veámoslo con un ejemplo práctico

Pongamos la imaginación en marcha, y supongamos que tenemos en nuestro arsenal una bola perlada, como por ejemplo la brunswick Radical Inferno (de fabrica viene al 1200 grit, y con un perlado muy alto), y necesitamos jugar en un patrón de alto volumen de aceite y de 40 pies, podríamos ir nuestro pro shop habitual y pedir que nos lijen la bola por ejemplo al 800 grit.

Bola: Radical Inferno
Tipo: perlada
Grit: 1200 grit

Objetivo: Pasar la bola a 800 grit para jugar en una pista con gran volumen de aceite a 40 pies.

Esta operación la podemos realizar de dos formas: si lijamos nuestra bola a favor de la banda de rodada (track), conseguiremos que la bola agarre algo menos al principio y la rodada sea menos temprana,como podemos ver en el diagrama 1.

1

También podemos lijar nuestra bola en contra de la banda de rodada (track). Así conseguimos el máximo agarre de la bola desde el principio de la pista, con lo que la rodada será mas temprana. Hay que tener cuidado, ya que una rodada muy temprana de la bola puede ocasionar el efecto contrario al buscado, es decir, que la bola ruede muy pronto y se “muera” o “gaste”, y al final vaya recta (hook and stop). Eesto es bastante más perjudicial que el que la bola nos “suba” poco.

Para ilustrar esta forma de lijar nos podemos fijar en el diaframa 2. Aquí se ve cómo habría que situar el cruce del flare (bow-tie), lo mas arriba posible en el spinner (maquina para lijar) y lijar la bola de manera que se creen líneas perpendiculares al track,

1

Es muy imporante señalar que este proceso es reversible; es decir, podemos jugar con las opciones tantas veces como queramos, lijando y puliendo la bola a nuestro antojo.

Dos modelos de spinner profesionales

 

Desde luego, es preciso advertir que conseguir que una bola se quede como si saliera de la fabrica es imposible, ya que lo métodos que podemos usar en un pro shop no son, ni de lejos, los que una fábrica..

Lo que este artículo quiere resaltar es que es absolutamente imprescindible perder el miedo a “dañar” nuestra bola. Las bolas son el instrumento de juego. No ocurre nada malo por lijarlas y pulirlas las veces que necesitemos, por cambiar su acabado una y otra vez. En un deporte que requiere un conocimiento tan profundo del material (al igual que en el golf) la elección y el uso de bolas adecuadas es fundamental.

Jugadores no patrocinados no pueden tener una gama enorme de bolas, pero tampoco es posible viajar siempre sabiendo qué bolas nos convendrán en un torneo. Por ello, el proceso de lijado y pulido es tan imporante.

Una vez que estemos en la bolera de un torneo ( y esto vale tanto para una jornada de liga como para el torneo más importante) y sepamos qué tipo de aceitado hay, cómo reaccionan nuestras bolas y qué necesitamos exactamente, adaptar ad hoc la superficie de nuestro arsenal puede ser una herramienta muy útil. Quizás si las pistas están sorprendentemente rápidas o lentas no tengamos la bola adecuada, pero si hay una spinner cerca con lijas y líquidos podamos adaptarnos.

Más adelante escribiremos otro articulo sobre el “rejuvenecimiento” de las bolas, para poder tener nuestro arsenal en las mejores condiciones posibles.
Hasta entonces esperamos que este artículo os sirva de ayuda.

Los Rascadores