HAY QUE REGULAR EL BOWLING JUVENIL

Llevo tiempo pensando que estaba en minoría al pensar que el USBC debería hacer un estudio para investigar el impacto del tiro a dos manos en el desarrollo de los jugadores más jóvenes hasta que leí la columna de Bob Rea en el número de abril del Tenpin Alley and Colorado Bowlers News

Al principio pensé que quizás habría similitudes entre el tiro a dos manos del bowling y los lanzamientos con curva que hacen los pitchers en el Baseball, especialmente en las Ligas Infantiles.

Hace años, alguien del mundo del Baseball juvenil se dio cuenta del peligro potencial que suponía para los niños el hacer lanzamientos con curva cuando lanzan la bola hacia el bateador, por el esfuerzo físico que supone. De hecho, se acabó imponiendo una norma para prohibir los tiros con curva en esos campeonatos. Eso, claro está, no impide que los chicos tiren con efecto mientras entrenan o cuando se lanzan la pelota entre ellos, pero reduce su profusión.

Después de leer algunos artículos y de ver en persona a jugadores que tiran a dos manos, tengo la impresión de que puede ser muy duro para la espalda de los niños/as. Quizás no ahora, que son jóvenes y fuertes, pero sí cuando tengan 40 o 50 años.

El conocido entrenador John Jowdy se sumó a mis preocupacioes, pero como es un buen amigo quizás sólo lo hacía por cortesía. Pero entonces leí la columna de Bob Rea, un profesional, miembro de la dirección del nuevo Hall of Fame de los entrenadores y que ha enseñado a jugar a este deporte en 13 países de todo el mundo. Es más, Rea contribuyó personalmente a actualizar los programas de bowling para institutos en Estados Unidos.

Bob escribió :"Me gustaría que se tuviese en cuenta que soy uno de esos que creen que enseñar a los chicos a tiran con dos manos, aunque pueda ser efectivo para algunos, no es una buena idea, y creo que no debería ser fomentado y apoyado.

He escuchado a alguno de los más respetados entrenadores de este país asegurar que el estilo de dos manos es un hecho y que, para bien o para mal, va a tener más adeptos en el futuro, por lo que los entrenadores deberían estudiarlo para poder enseñarlo a quien lo solicite.

Sin embargo, en mi opinión, eso es una locura.

La primera razón por la que me opongo al tiro a dos manos es el riesgo de lesión que supone para los más jóvenes. Incluso si el jugador no se lesiona las lumbares o la columna después de muchos años de jugar así, al final, el jugador acabará teniendo una clara descompensación muscular en la parte baja de la espalda que tendrá conscuencia cuando la persona se haga cada vez más mayor.

Pero claro, no soy médico y sólo era una opinión, por lo que decidí investigar mi teoría.

"Un quiropráctico al que consulté está seguro de que ese tipo de lanzamiento causa, a la larga, problemas de espalda. Un rehabilitador profesional añadió que por la forma en la que se ejecuta el lanzamiento, lo más probable es que las molestias se reflejen en gente de la franja de edad de los 40 a los 60 años", añadía Rea.

El USBC estudia las bolas de bolos, las pistas y los bolos de forma regular. Yo estoy de acuerdo con Bob Rea y creo que el USBC debería realizar inmediatamente un estudio para ver si más profesionales de la medicina están de acuerdo en que los jóvenes no deberían entrenar el tiro a dos manos hasta los 16 o 18 años.

Linda Scott, miembro del Consejo de Dirección del USBC y jugadora de más de 200 de media durante muchos años, se enteró de mis preocupaciones y me envío la siguiente nota.

"Hace poco estaba echando una mano en un torneo juvenil en Oregon. Allí había un niño de unos 5 años que estaba jugando con una bola de 15 libras, con dos manos, claro. El ponía la mano derecha en la bola, corría hasta la línea de falta y lanzaba la bola por la pista hacia el canal. La bola cogía como 20 listones de curva y a veces le daba al pocket. Lo sorprendente era que el niño era muy preciso y repetía bastante el tipo de soltado, tirando a una velocidad muy considerable.Pero el niño parecía que le decía a su madre que le dolía un poco el dedo gordo. Si sigue así, es muy difícil que el niño llegue a estar contento cuando crezca con una bola que sólo coja 10 listones de curva. Pero lo que más me preocupa es que sigue haciendo eso, su dedo y su brazo no creo que aguanten hasta que tenga siete".

Este es un peligro real, pues un niño de esa edad sería incapaz de lanzar con 15 libras con una sola mano, y las lesiones que pueda contraer, en el mejor de los casos, pueden durar toda la vida.

Otra forma de proteger a los jóvenes de sí mismos sería que el USBC/BPAA/PBA y todos los promotoes de torneos se pusieran de acuerdo para prohibir que los menores de edad participasen en torneos durante el año lectivo.

Puede parecer una medida drástica, pero mientras los profesionales del bowling intentan convencer a los educadores y los colegios sobre las bondades del deporte y el beneficio físico de practicarlo, hay gente que permite que chicos de 16 años participen en torneos de adultos y de profesionales en horario escolar, perdiéndose hasta una semana de clase.

No creo que sea mentalmente bueno para los juveniles, por muy dotados que estén físicamente, disputar 48 partidas al máximo nivel durante 4 días, sin contar los entrenamientos.

Los juniors necesitan disfrutar de su infancia y de su juventud, y, sobre todo, deben estar en clase durante el año escolar.

Recuerdo que en 1962 conté la historia de la adolescente Judy Audsley (ahora Judy Soutar) que compitió en el BPAA .US Open durante 11 días seguidos cuando todavía estaba en el instituto. El año siguiente, el BPAA prohibió que cualquier estudiante participase en el UP Open, y no mucho después, Eddie Elías aplicó la misma norma en la PBA.

Los atletas juveniles deben ser protegidos de ellos mismos y, a veces, incluso de sus padres. Las ligas infantiles de baseball fueron pioneras en la regulación de la bola con curva. Espero que, ahora, el bowling siga su ejemplo.


Dick Evans

Traducido por Los Rascadores