LA SENTENCIA DEL TAS

El pasado jueves (24 de abril de 2008) tuvo lugar el penúltimo episodio en la guerra abierta que mantienen desde el pasado verano la Federación Española de Bolos (Feb) y la Federació Catalana de Bitlles i Bowling (FCBB).

¿Cuál fue, esta vez, la razón? Pues nada menos que la sentencia del Tribunal Arbitral du Sport (TAS), el Tribunal de Arbitraje al que acudió la Feb para protestar por la admisión, el pasado 30 de agosto, de la Federaciò catalana como miembro de pleno derecho de la FIQ, la Federación Internacional de Bowling (Féderation Internationale des Quilleurs).

Los que no estén muy puestos en el tema o necesiten refrescarse un poco la memoria pueden ver los siguientes enlaces:

Artículo publicado en el periódico EL MUNDO sobre la admisión de Cataluña (4 de septiembre de 2007, PDF).

Artículo publicado en el periódico EL MUNDO sobre la ratificación de esa admisión (31 de octubre de 2007, PDF)

Artículo publicado en LOS RASCADORES, ampliando ambas informaciones, con enlaces e imágenes y más explicativo.

Artículo publicado en EL MUNDO sobre la sentencia del Tribunal Arbitral du Sport en el caso de la admisión de Cataluña. [Edición nacional - Edición de Cataluña (25 de abril de 2008)] .

Para los que tengan menos tiempo y más interés, un resumen rápido:

Durante la celebración del pasado Campeonato del Mundo femenino de Bowling, en Monterrey (México), tuvo lugar la Asamblea de la FIQ. En ella, no sólo se produjo la elección que llevó a la designación de una nueva cúpula directiva, sino que como primer punto del día se aceptaron a los nuevos miembros. Y entre ellos, y de forma destacada, estaba la Federación Catalana.

Además, aunque sin correlación, Joan Ricart, presidente de la Federación Catalana, fue elegido vicepresidente de la Federación Internacional. Ricart había presentado su candidatura meses antes deñ Congreso ante los órganos pertinentes de la FIQ. La Feb, que jamás enviaba, envía ni probablemente envíe a nadie a estos congresos y asambleas, se llevó una sorpresa.

En realidad fue a una sorpresa a medias, pues Ricart lleva años acudiendo puntualmente a estos eventos, conoce a la gente, se mueve como pez en el agua por los foros internacionales y la Feb no sólo hace todo lo contrario sino que ni mira las comunicaciones que les llegan. La Española, enfadada por haber quedado en descubierto, protestó ante la FIQ.

La elección de la Federación Catalana alegró mucho a los directivos, tanto de la internacional como de la Federación Europea, que tienen un trato regular y muy bueno con Ricart y su equipo. No por casualidad, la Catalana organiza dos eventos del Tour Europeo y tiene un torneo femenino anual en el que las mejores jugadores de Europa van a Barcelona, con gastos pagados, a jugar entre ellas. Es decir, una organización mil veces más eficiente y profesional que la de la FEB.

Por si fuera poco, para este verano, justo al acabar el Internacional de Barcelona, hay previsto un nuevo torneo por invitación que atraerá a todavía más estrellas de todo el mundo.

No es sorprendente, por tanto, que la FIQ, que había elegido a conciencia a la Federació rechazase la protesta española y ratificase la admisión.
Desde que trascendió la noticia de la admisión de la Federación Catalana, y dada la repercusión que tuvo en los medios de comunicación, el Consejo Superior de Deportes (CSD) entró en escena.

El CSD, muy molesto por el hecho, puso a su gente a trabajar en el caso. De hecho, uno de los oficiales del Consejo viajó a Luxemburgo con la delegación española a los Campeonatos de Europa individuales del pasado otoño para asegurarse de que Cataluña no enviaba un equipo o de que, en el caso de lo que lo hiciera, España no participase.

Sin embargo, el oficial pudo comprobar rápido al llegar que los organizadores (amigos personales de Joan Ricart) disimulaban mal su alegría y mostraban su total apoyo a la Federación Catalana.

En todo caso, en aquella ocasión la Catalana no envió equipo (aunque sí había miembros de la directiva en Luxemburgo) y no hubo problemas. Sin embargo, la Feb, empujada por un rabioso CSD, recurrió al Tribunal Arbitral du Sport (TAS).

¿Qué es el TAS? El TAS es un organismo de arbitraje que media, al máximo nivel, entre las disputas deportivas. Tiene su sede central en Lausana (Suiza) pero cuenta también con oficinas en Nueva York y Australia.

Por norma general, el TAS media en casos en los que las dos partes implicadas están de acuerdo en acudir a su jurisdicción. En la actualidad, según Wikipedia, todas las Federaciones Olímpicas menos una han reconocido la jurisdicción del Tribunal.

Pues bien. El TAS entra en escena y se dispone a estudiar el caso y determinar quién tiene razón en este jaleo. Para aclarar todavía un poco más, hagamos un repaso a las fechas clave de todo este proceso:

15-08-07: la Federació Catalana, por medio de una carta de Joan Ricart, solicita oficialmente a la FIQ su admisión como miembro de pleno derecho.

28-08-07: el Presidium de la FIQ (el órgano dirigente) decide por unanimidad recomendar a la Asamblea General la admisión de la FCBB

30-08-07: la Asamblea de la FIQ aprueba por unanimidad la admisión de Cataluña.

18-09-07: la Federación Española envía un escrito al Presidium de la FIQ titulado Statement of Dispute en el que solicita que la decisión de admitir a la FCBB sea declarada nula

18-11-07: la FIQ responde a la Federación Española diciendo que el Presidium no puede anular una decisión del Congreso. Sólo el Congreso puedo hacerlo. Además, el Presidium declara que acatará cualquier decisión del TAS al respecto

28-11-07: La Feb presenta una apelación ante el Tribunal arbitral du sport (TAS) en la que solicita:

- Que se declare nula la admisión de Cataluña por ser contraria a las normas de la FIQ y a la legislación española.
- Que se fije una suma para que los demandados (FCBB) paguen las costas de la defensa
- Que la FCBB pague las costas del arbitraje del TAS

16-01-08: la FIQ presenta su respuesta rechazando las argumentaciones de la Federación Española.

21-01-08 el TAS acepta que la FCBB se involucre en el proceso como codefensores. La FIQ así lo había solicitado por correo el 12 de diciembre. La Feb aceptó ocho días después que la Federación Catalana entrase en el proceso.

11-02-08: la FCBB presente su propia respuesta solicitando que se desestime la apelación de la Feb y que ésta pague todas las costas.

5-03-08: en Lusana (Suiza) se reúnen las partes implicadas.

Por parte de la Federación Española: José Luis Boto, su presidente, y su asistente legal, Juan de Dios Crespo, además de la traductora Maite Bovet.

Por parte de la FIQ: Addie Ophelders, secretaria general, y Clara Roca, asistente, acompañadas del abogado Jean-Louis DuPont.

Por parte de la Federación Catalana: Joan Ricart (presidente), M. Marcelli Curell (sec. General), Judith Martínez y Victor Figueras (colaboradores) y los abogados Miquel Roca i Junyent y Juan Roca.



23-04-08: el TAS envía por fax su sentencia a las partes implicadas

En dicha sentencia, un texto larguísimo de 19 páginas en francés al que hemos tenido acceso, el TAS se hace las siguientes preguntas retóricas, a las que debe dar respuesta, en el punto IV.3 (apartado 42, página 10 de la sentencia).

- ¿El derecho español es aplicable en el presente litigio?
- ¿Puede la Feb oponerse a en admisión de la FCBB en la FIQ? Y en caso de que así fuese, ¿lo hizo dentro de los plazos pertinentes?
- ¿Se han respetado los estatutos y la costumbre de la FIQ en la decisión de seguir adelante con el proceso de admisión de la FCBB?
- ¿La decisión del Presidium debe ser anulada por otras razones?

De forma muy resumida, pues el que quiera puede mirar los millones de puntos, referencias y jurisprudencia a los que el TAS hace referencia, lo que el Tribunal Viena decir es que:

a) El derecho español no es aplicable en este caso
b) La admisión de la FCBB fue acorde a los estatutos de la FIQ, que admiten la posibilidad de aceptar miembros que no sean país si es en por el “interés del deporte”. Además, el TAS considera que la estimación de la Feb de que los países presenten podrían vetar a los nuevos no es aplicable, pues la mayoría de la Asamblea estaba presente y el voto/veto español no hubiese supuesto cambio alguno. (art 57-65)
c) La FIQ aceptó a la FCBB de forma acorde a su costumbre y sus estatutos
d) No se encuentran razones para anular la admisión, por lo que se opta por desestimar la apelación de la Feb.

Par ces motifs, como dice la última página de la sentencia, el Tribunal Arbitral du Sport pronuncia que:

1. La apelación puesta el 28 de noviembre de 2007 por la Federación Española de Bolos contra la decisión del 18 de noviembre de ese mismo mes tomada por el Presidium de la FIQ, es rechazada
2. El resto de conclusiones, son rechazadas
3. Las costas del presente arbitraje se remitirán al 50% a la Federación Española de bolos y el otro 50% a la FIQ y a la FCBB

Los Rascadores hablamos con el abogado de la Federación Catalana, don Miquel Roca i Junyent, uno de los ponentes de la Constitución española de 1978, el pasado jueves por la tarde para preguntarle por el tema.

Le cogimos al teléfono justo cuando regresaba de dar una rueda de prensa en Barcelona (la rueda de prensa o una parte, entera puede verse en tres partes en este video, colgado en el canal de youtube de la FCBB) explicando el fallo del TAS junto a dirigentes políticos y nos explicó que la sentencia, favorable a los intereses de la FCBB, se explica porque el Tribunal estima que “los Estados no tienen competencias sobre las federaciones internacionales. Ésta son entidades privadas que pueden admitir a quienes deseen como miembros” y que el parecer del TAS está, cada vez más, volcado hacia el “derecho privado”.

Es, básicamente, lo mismo que vino a decir en su rueda de prensa. Es decir, que los organismos internacional priman el derecho privado sobre los estatales, por lo que la Legislación española no es aplicable a este tipo de admisiones.

Sin duda, la FCBB hizo un esfuerzo enorme de cara a este proceso. No sólo por la delegación que envió a Lausana, con un ponente constitucional al frente, sino por todo el trabajo durante meses para preparar debidamente el caso.

La Feb acudió con el abogado Juan de Dios Crespo, un gran especialista de Valencia en estos casos. Nos fue imposible contactar con él. Hablamos con José Luis Boto, presidente de la Federación Española de Bolos, el mismo jueves, pocas horas después de que se conociese el fallo del TAS.

Boto nos indicó que no habían recibido la sentencia porque el fax no le funcionaba (…) y que se lo habían comunicado por teléfono, pero que cuando le llegase por email con gusto nos la enviaría. Esa tarde, sin embargo, y pese a la insistencia de las llamadas, José Luis Boto no cogió el teléfono más. Ese día, no nos llegó la sentencia.

Ese día tenía reunión con los servicios jurídicos para preparar una respuesta. Hasta el momento, no hemos sabido qué respuesta será.
En todo caso, la imagen que sobrevive a todo el litigio legal es que la FCBB está mucho más preparada y volcada en este caso que la FEB. La Española no ha enviado durante años a nadie a las reuniones, no se ha preocupado de conocer a gente, hacer contactos ni de crear agenda. Y eso, en un mundo tan pequeño, es necesario.

Cuando supimos el fallo nuestra primera medida fue intentar localizar a Joan Ricart, presidente de la FCBB, para saber su opinión. Sin embargo, Ricart, ese día estaba de viaje precisamente a Kuwait, donde tuvo lugar una reunión de la Federación Internacional, aprovechando el Open que se está jugando allí. Hablamos con representantes de la FCBB que nos ofrecieron su punto de vista, y Ricart, tan pronto como supone de nuestro interés, se puso en contacto con nosotros. La Española, reunida en Madrid y con mucha más gente, no estaba para muchas respuestas y tras una breve charla por la mañana optó por no decir nada más.

En todo caso, sólo un punto no nos ha quedado claro y es el que nos hubiera gustado que la Feb y su representante legal nos explicasen.
El TAS es un tribunal creado en 1983 (empezó oficialmente sus andanzas en 1984). Su precursor fue nada menos que Juan Antonio Samaranch, presidente del Comité Olímpico Internacional desde 1980.


El objetivo de Samaranch fue el de crear un ente que pudiese mediar en los litigios propios del mundo del deporte. Para ello nació el TAS, y su primer presidente fue el senegalés Kéba Mbaye, íntimo amigo de Samaranch, vicepresidente del COI en un par de ocasiones.

A mediados de los 90, de hecho, la justicia de Suiza falló un par de veces en contras del TAS por su falta de independencia y parcialidad, por lo que el Tribunal tomó algunas medidas para que el COI tuviera menos peso.

Nuestra única duda es precisamente sobre la parcialidad del TAS en este caso, teniendo en cuenta que Juan Antonio Samaranch, en los últimos tiempos, es “simpatizante” de las acciones a favor del deporte de la Federación Catalana de Bolos. De hecho, Samaranch presta el nombre al Master Femenino Europeo que se disputa desde hace algunos años en la ciudad condal y asiste en persona a la final.

No hay, desde luego, ninguna razón para sospechar de la imparcialidad del fallo ni muchísimo menos para pensar que Samaranch hiciese algún tipo de gestión en favor de que eso ocurriese. Simplemente, en algunos casos los tribunales o los jueces o abogados se declaran no aptos por incompatibilidades en casos en los que pudiese haber dudas. Quizás sea hilar muy fino, pero…

En todo caso, lo que más interés tiene es saber si Cataluña enviará un equipo propio a los próximos Campeonato de Europa Femenino (en Dinamarca del 5 al 15 de junio), al Mundial Sub 23 (en Orlando, del 17 al 27 de julio) o del Mundo Masculino (en Tailandia del 20 al 31 de agosto).

Hace unos meses, los responsables de la FCBB decían que nada más lejos de su interés, que se trataba únicamente de una decisión jurídico-política, pero que no tendría repercusión deportiva.

Ahora, con el tiempo, la ratificación de la FIQ y el fallo de TAS, ya no hay tanta seguridad, y fuentes de la FCBB nos remiten “a la decisión de la Asamblea”.

Es decir, que quizás sí.

¿Qué pasaría entonces? Pues que sí que tendríamos un buen lío. El precedente más cercano se produjo cuando la FIQ aceptó a Gibraltar. Entonces, el CSD vetó la participación española en competiciones internacionales en las que participase Gibraltar.

El ultimátum de la Feb a la FIQ (si va Gibraltar no vamos nosotros) cayó el saco roto, pues la Federación Española no tiene peso alguno en el Presidium, algo nada sorprendente) y afortunadamente para nuestros deportistas la prohibición duró poco.

Tras perderse unos Juegos del Mediterráneo y una Copa de Oro (si no recuerdo mal), España volvió a participar.

El problema es que ahora el asunto sería mucho más grave. Como dice Anna Pruna, secretaria general de deportes del gobierno autonómico, “es un precedente importante”, al tratase del “primer caso en el que una federación catalana es admitida en una federación internacional reconocida por el Comité Olímpico Internacional (COI) donde hay una federación española”.

Se repetirse el caso Gibraltar, pero con las implicaciones políticas evidentes que esto conllevaría en el caso de Cataluña, la polémica estaría servida. Puede que por una vez los medios de comunicación dedicasen muchas páginas y minutos de telediario al bowling, pero no creo que fuese precisamente una buena noticia.

Veremos. No queda demasiado tiempo pasa que salgamos de dudas.

Para entender bien la sentencia recomendamos que se vea la rueda de prensa citada (en catalán), sobre todo en la parte en la que el abogado Miquel Roca explica los argumentos jurídicos.

Los Rascadores