TUMBANDO PINES (3)

Estimados amigos del bowling nacional, me agrada dirigirme a ustedes en una nueva entrega de Tumbando Pines. Como muchos de ustedes conocen, mis  comentarios sobre bowling debían ser reseñados en la revista Bowling al Día,  publicación que, lamentablemente, no pudo continuar editándose.

No obstante, trataré de mantener activa la presentación de Tumbando Pines para enviarla por vía digital, incluyendo comentarios que puedan ayudar a los bolicheros a tener un mejor desempeño en las canchas de juego. Así, a continuación pueden observar una guía resumen sobre la forma de jugar en ciertos tipos de mantenimientos.

GUIA SOBRE LOS MANTENIMIENTOS CORTOS Y LARGOS
En virtud de la dificultad que se presentó con el aceitado corto de 33 pies en el Torneo Apertura y ante un nuevo reto que se presentará con el aceitado largo de 45 pies en el Torneo Ternas Vargas  y dado que estos son los tipos de aceitado que se están utilizando actualmente en Venezuela y el mundo, me permito sugerir lo siguiente.


El mantenimiento corto, de 36 pies o menos, normalmente se juega hacia la parte de afuera de la cancha, es decir por las primeras 8 o 10 tablas utilizando  una bola dura o intermedia suave que tenga una reacción dócil,  preferiblemente. En la medida que el remate se suavice por el aceite corrido hacia adelante y la misma bola no llegue a la zona de strike, pueden moverse más afuera con dicha pelota o  se puede utilizar una bola con mayor remate manteniendo la misma zona.

El mantenimiento largo, de 42 pies en adelante, usualmente se juega hacia el medio de la pista, comenzando alrededor de la tabla 15 con una bola de buen agarre que se adhiera bien a la cancha y en la medida que transcurren los juegos y el aceite pueda ir desapareciendo de la zona, el jugador se podría mover un poco adentro, hacia la 20 o aún más, e incluso utilizar una pelota de mayor avance, si la pista se seca mucho o se abre completamente  como suele decirse.

Las sugerencias han sido realizadas bajo la base de condiciones normales, es decir  mantenimientos bien diseñados, con un volumen adecuado de aceite y con una máquina que se comporte correctamente, y aunque no fuere exactamente así, existe un criterio generalizado de que el largo se juega adentro y el corto afuera de la pista. No obstante,  hay jugadores que se ubican en zonas diferentes a lo sugerido, quizás por comodidad, desconocimiento o porque logran una sorpresiva buena reacción, entre otras razones, pero deben aceptar que, en líneas generales, estarían otorgando una ventaja a sus contrarios y serán muy pocas las ocasiones en que puedan estar entre los mejores jugadores del torneo.

Como complemento o ratificación de lo previamente indicado, debe señalarse que existe  una teoría que señala que si  el jugador tiene problemas con el aceitado largo entonces debe moverse hacia adentro de la pista y si tiene dificultad con el corto debe ubicarse más hacia afuera y  la verdad es que si un jugador hace lo contrario a esto (es lo que comúnmente se piensa) puede potenciar sus problemas en la mayoría de los casos.

Tome en consideración que la reacción de las pelotas puede variar y ser engañosa debido a los mantenimientos. Como ejemplo podemos decir que un aceitado de 35 pies con poco volumen  puede ser lento o rematar mas en comparación a un aceitado de 33 pies con mayor cantidad de aceite sobre la pista.

En el mismo orden de ideas, un mantenimiento de 43 pies con mucho volumen de aceite podría ser más rápido o rematar menos que uno de 45 con poca cantidad. Si a esto le agregamos la suavidad o fortaleza del lavado, pueden darse las condiciones engañosas de mantenimientos cortos rápidos y largos lentos, diferentes a los usuales cortos lentos de mucho remate (Ejemplo 33 pies con poco volumen y fuerte lavado) o largos rápidos de muy poco remate (Ejemplo 45 pies con mucho volumen y lavado normal).

El mantenimiento del Torneo Apertura de la Federación Venezolana de Bowling que fue con aceitado de 33 pies, pudiera definirse como un corto rápido o al menos corto intermedio, sobre todo al correrse el aceite, ya que el remate no era tan violento a pesar del poco recorrido de aceitado, pero evidentemente hubo que jugar por fuera para sobresalir.

Obviamente, la reacción en la pista fue mayor o menor según el tipo de bola utilizada, la velocidad, la forma de entregar la pelota, etc. En cuanto al Ternas Vargas, que será largo de 45 pies, no sabemos todavía como va a comportarse,  en teoría debería ser por el medio y todo dependerá de la cantidad de aceite y de lo que consigamos en la cancha.

Para finalizar se recomienda tener especial cuidado y dedicación con el segundo lanzamiento para lograr derribar los pines parados. Los spares son más complicados en el aceitado corto por el fuerte remate en el centro de la pista, así que la sugerencia es evitar una curva grande porque puede reaccionar desproporcionadamente, quizás lo mejor es lanzar la bola lo más directo posible. En el mantenimiento largo el problema es que la bola desliza mucho pero al menos no sobre reacciona, así el jugador tiene menos problemas pero de todas formas  no lance la pelota mucho hacia afuera porque corre el riesgo de que falle el spare debido a un excesivo avance.

Es conveniente tomar en consideración que tanto las presentes recomendaciones personales como  los gráficos de mantenimiento usualmente publicados de manera oficial, son simplemente una guía para los bolicheros, quienes podrán utilizarlas o no según su conveniencia,  de forma de ayudarles a escoger su mejor zona y bola de juego bajo su propio criterio,  luego de la práctica previa al inicio del torneo.

Me encuentro a disposición para cualquier aclaratoria o mayor información  y espero sinceramente que estas sugerencias coadyuven a un mejor desempeño en los futuros torneos del calendario de la F.V.B. Aprovecho la oportunidad para invitar a todos los jugadores y seguidores del bowling nacional, para que asistan a las bases de preparación de la Selección Nacional 2.008 a celebrarse tentativamente del 23 al 25 de mayo y del 27 al 29 de junio en Mampote, eventos en los cuales se practicaran variados mantenimientos cortos y largos. De esta manera podrán observar detenidamente las diferentes formas de enfrentar estos retos y seguramente tendremos la oportunidad de compartir con ustedes y explicarles un poco  acerca de estos tópicos y otros aspectos del bowling sobre los cuales quieran obtener información.

                                                  

ARTURO HERNANDEZ SIERRA
Economista – Selección Nacional Bowling

                                   Correos bowlingarturo@cantv.net y arturohs@hotmail.com