TUMBANDO PINES (5)

Hola amigos lectores, bienvenidos nuevamente. Como les adelanté en la anterior edición (Nº 4), en esta ocasión continuaremos con dos preguntas y respuestas de la entrevista concedida a la revista Bowling Al Día, las cuales están dirigidas a la elección de las bolas de bowling, su diagramación y perforación, la forma de utilizarlas en las prácticas y  la cantidad de pelotas que se deben o pueden llevar a un torneo nacional o internacional. A continuación las preguntas y respuestas previamente citadas.

Nos han comentado que cuando vas a torneos llevas ocho pelotas....hay quienes sostienen que no es necesario...
-Tener varias pelotas ayuda, por ejemplo, en las pistas muy lentas donde la bola agarra mucha curva; si dispones sólo de pelotas agresivas, por más técnica o fuerza que tengas, estarás en franca desventaja, debido a que este equipo no reacciona adecuadamente para dicho patrón de aceitado. En ese caso harían falta pelotas más duras de acuerdo a los términos bolicheros, es decir con una superficie menos porosa y una estructura interna que permita mayor avance y mejor adaptación. Respeto las otras opiniones. No obstante, considero que por la razón expuesta hay que llevar varias pelotas, recuerda que hoy en día hay torneos con varias condiciones de aceitado, por ejemplo 33 y 45 pies, lo cual es una gran diferencia

Los americanos viajan con muchas más  pelotas, algunas sin perforar, no sé si actualmente tengan limitación. A veces he llevado 8 bolas, últimamente 6 que es el número que permiten inscribir y además para evitar el exceso de peso que es costoso. Después de las prácticas oficiales, entre el primero y segundo día del torneo ya tengo una gran referencia y me quedo con dos o tres. Con esas pelotas trataré de hacer los cambios con el cuerpo y en las zonas de la pista, aparte de pulirlas o lijarlas, según sea el caso. 

Ahora bien, si me llevo sólo tres quizás ninguna funcione, es posible que logre adaptarme y tenga un buen desempeño pero quedará la duda sobre una mejor actuación si hubiere tenido un par de opciones más. La media debe ser unas cinco pelotas mas la del segundo lanzamiento (spare), que como te dije es lo que nos permiten inscribir en torneos internacionales oficiales. Me llevo dos o tres viejitas y dos nuevas.

Otros jugadores prefieren comprar las pelotas en el torneo luego de las prácticas, con lo que tendrán un equipo razonable pero esta opción es costosa y riesgosa. Particularmente, no invento mucho en torneos importantes con bolas totalmente nuevas, porque primero hay que agarrarle la maña, saber cómo te sale del pulgar, la reacción de la bola, etc., aunque en ocasiones hay que arriesgarse debido a su mayor impacto en los pines.

¿Cómo eliges tus pelotas?
Primero que nada debo decir que juego con 16 libras, creo que esto contribuye al éxito, proporciona mejores resultados. La mayoría prefiere 15 libras porque es más fácil de dominar y consideran que tiene suficiente pegada. Respeto su criterio pero particularmente pienso que a mayor peso mayor potencia e impacto, sólo debes prepararte físicamente mejor para soportar dicho peso, puede ser una gran ventaja.

En cualquier caso, a mí me ha ido bien de esta forma, es por eso que lo indico. En cuanto a la elección de las pelotas debo decirte que actualmente viajo mucho y observo los equipos que utilizan jugadores de otros países. Converso con mis compañeros, también utilizo Internet, en fin investigo acerca de las especificaciones técnicas cómo el núcleo, si es simétrico o asimétrico, grande o pequeño, la cubierta de la pelota, otros valores como el radio de giro y su diferencial, etc., todo eso hace que revolucione más o menos y por allí ubico la que se adapte a mis necesidades.

Escuchando y observando uno puede saber  cuál es la bola que está dando la hora. Hay bastantes empresas diferentes, algunas muy conocidas y que son de mi preferencia como Brunswick, Columbia y Ebonite, entre otras. Prefiero involucrarme con una marca que me haya ido bien. Las casas tienen diferentes características. Por ejemplo las bolas Brunswick tienden a ser mas agresivas, las Ebonite menos. Trato de ir con bolas que combinen con mi juego.

Últimamente he utilizado más Ebonite y me han dado buen resultado, son predecibles en su remate ante los pines. Después veo cómo voy a diagramar la bola, dependiendo de sus características escojo una opción que, en teoría, me dé los efectos que quiero. La diagramación, es decir la forma de colocar el tope de la cubierta (pin) y el centro de gravedad (cg) en relación a tu punto de axis positivo (pap), representa un balance dinámico y complementa a los elementos más importantes  en la reacción de la pelota como son el núcleo y la cobertura. Así deberás determinar si la pelota será de avance al principio de la pista con remate fuerte al final o si será de agarre temprano y remate suave ante los pines. Ahora ya estás listo para entrenar.

En un día de práctica llevo unas seis pelotas. Con los ojos cerrados meto el pulgar en cada una de ellas para sentir que sea la misma textura y diámetro del pulgar, esto lo  hago antes de cada torneo internacional, sobre todo para equiparar el equipo nuevo con el ya usado. Una vez que estoy seguro de que la perforación es la misma, me dedico a realizar lanzamientos y  ver la reacción de las bolas de bowling.

Es todo por los momentos estimados lectores, espero que la presente edición les sea de utilidad y así me despido hasta la próxima columna de Tumbando Pines.

 

Arturo Hernández                              

Economista –  Bolichero - Correos: bowlingarturo@cantv.net  y arturohs@hotmail.com

Tumbando Pines Edición No 5 Mayo 2.008