TUMBANDO PINES (6)

Saludos estimados lectores, como les dijimos anteriormente, en esta sexta edición de Tumbando Pines continuaremos con dos preguntas y respuestas de una entrevista personal, en esta ocasión relacionadas con la forma desarrollarse como jugador, bien sea autodidacta o con entrenador particular, técnica de entrenamiento de Fred Borden, el método de observación, la motivación, entre otras cosas. Así, finalizaremos con esta secuencia de preguntas y respuestas, y en futuras ediciones comenzaremos a tocar temas un poco diferentes.

¿Tuviste algún entrenador que te ha guiado?
Diría que fui prácticamente autodidacta en mis inicios, los cambios que me hizo el instructor canadiense Ray Mitchel en una sola clase, en 1974, eran muy drásticos, me bajó de 5 a 3 pasos, lo que resultaba muy incómodo. Te puedo contar como anécdota que apenas Mitchel se fue para Canadá, mi amigo y compañero en las lecciones de bowling Jesús Olivares y yo, continuamos jugando como aprendimos.

También puedo decirte que  Pedro Carreyó estuvo observando todo, quizás él si aplicó algo de la charla en su exitosa carrera. En aquella época no existían en Venezuela entrenadores exclusivamente dedicados a los jugadores, por lo que fui experimentando sobre la marcha con los torneos.

¿Entonces, cómo has podido evolucionar, cómo es tu forma de entrenar?
Si bien al principio aprendí básicamente por cuenta propia, al formar parte de al formar parte de la Selección Nacional he tenido algunos entrenadores que me han apoyado, como por ejemplo Polo Ritter, quien selecciona junto conmigo la diagramación adecuada, perfora mis pelotas de bowling y me asesora en algunas ocasiones, así como Agustín De Faría, quien es el entrenador líder del equipo de Venezuela.

En las ocasiones que ellos u otros me han entrenado, ya he tenido un aprendizaje previo. Esto lo he logrado, en primer lugar, viendo lo malo y lo bueno de otros jugadores en la pista, tanto en el momento de estar jugando como, más importante aún, en los ratos de descanso. Si no estoy muy claro en la pista observo por dónde están lanzando los que lo están haciendo bien, la zona, la pelota que están usando y la forma de entregarla, etc.

En segundo lugar, leyendo información que aparece en las páginas web de las empresas de bowling, libros sobre bowling, entre otras cosas. Hay mucha literatura sobre nuestro deporte. También he ido a cursos, en 1992 una semana con la academia Dick Ritger en Mampote, luego vino Fred Borden en varias ocasiones y finalmente he ido a KEGEL que es una empresa norteamericana muy avanzada que está en la Florida, Estados Unidos.

En todo caso, yo tenía en mi mente cómo debía ser mi juego, no muy complicado, más bien fácil, y diría que principalmente he utilizado el método de ensayo y error en los entrenamientos e incluso en torneos, de manera de ganar confianza para hacer cambios drásticos en situaciones de emergencia. Por supuesto, recientemente los cursos mencionados también han resultado un gran apoyo.

Una forma de practicar me la dio Fred Borden: escoges una pelota intermedia, la lanzas dos o tres veces y después entrenas una cantidad determinada de tiempo por cada una de las siguientes tablas: la 5, la 10, la 15, la 20 y la 25. Juegas con la misma bola por todos los ángulos y vas cambiando el ritmo de tu cuerpo, la entrega, la velocidad, etc., de forma de poder llegar al 1-3 los derechos y al 1-2 los zurdos. Este es un método de práctica que recomiendo ampliamente, proporciona gran variabilidad o versatilidad.

En los torneos considero que es de vital importancia observar la final aunque no se hubiere clasificado, principalmente en los eventos internacionales. Como te dije antes, puedes ver a los jugadores y conocer las rutinas exitosas, la actitud, los cambios, en fin muchos aspectos interesantes que pueden ayudarlo a uno en futuras ocasiones. Otra cosa importante es anotar. Hernán Ramírez de Lara registra tiro a tiro todo lo que hace. Yo no apunto todo, pero anoto, por ejemplo, los cambios que existen en un par de pistas y de un par a otro.

Finalmente, no hay que rendirse nunca, mantener el deseo de ganar y la motivación al logro son puntos primordiales. Quien pierda el deseo está acabado, podrá conocer de mantenimiento, de las pistas, tener las mejores pelotas y ser un fenómeno en condiciones físicas y técnicas, pero si no tiene motivación está en el montón. Eso es lo que mueve el mundo deportivo. Llegó la hora del cierre estimados lectores, espero sinceramente haber contribuido con ustedes con esta entrega y nos vemos próximamente para continuar Tumbando Pines.

Arturo Hernández

Economista – Bolichero - Correos: bowlingarturo@cantv.net y arturohs@hotmail.com


Tumbando Pines Edición No 6 Mayo 2.008